Romina Marcos se retira implantes de seno tras bajar más de 18 kilos: ‘Hinchadita pero feliz’

facebook

twitter

whatsapp

Email

La hija de Niurka compartió varias imágenes de cómo lucía después de la operación

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En los últimos meses, Romina Marcos , hija de Niurka, causó revuelo al mostrar su drástica transformación física luego de que bajó más de 18 kilos tras someterse a una estricta dieta y arduas rutinas de ejercicio; ahora, la joven actriz llamó una vez más la atención al revelar que se sometió a una cirugía plástica para retirarse los implantes de seno.

A través de su cuenta oficial de Instagram, la hermana de Emilio Osorio compartió varias imágenes antes y después de ingresar al quirófano, en las que detalló su emoción por modificar su cuerpo.

“Es hoy, es hoy… Lo que va ocurrir el día de hoy es que por fin me voy quitar los implantes. Estoy aquí en Cirugía Plástica Orgánica con el doctor Ricardo, no me puedo sentir más lista y confiada, en las mejores manos para esta operación”, comentó.

Romina Marcos también detalló la razón por la que decidió hacer pública su intervención y es que afirmó que desea ser un ejemplo para muchas mujeres. “Quería compartírselos el día de hoy porque es algo importante, personal y que muchas mujeres necesitan escuchar que está bien hacerlo y lo que sea por tu cuerpo y para estar contenta y feliz”. precisó.

Horas después de dar a conocer su cirugía, la actriz, quien estuvo acompañada por su novio y Niurka durante la operación, compartió varias fotografías de cómo lucía después de que le retiraran los implantes y se dijo feliz por su nuevo físico.

“Esta soy yo después de mi operación. Todo salió increíble y no puedo estar más feliz, gracias mil veces. Hinchadita pero feliz. En estos días haremos Q&A para que responde todas sus dudas… Hoy fue un día hermoso para mí, no puedo estar más agradecida de toda la gente que me rodea y me mandó mensajito. Gracias a todos por preocuparse y por sus buenos deseos. Gracias a mi Doc porque es el mejor del mundo y gracias a Dios por encima de todo por permitirme sanar de esta forma”, señaló.

Romina Marcos se aumentó el busto cuando tenía 20 años, y es que la cirugía fue su regalo de cumpleaños; al no seguir las indicaciones médicas de recuperación, tuvo que someterse a una nueva intervención que tampoco salió bien.

Tras bajar más de 18 kilos, sus intenciones que quitarse los implantes incrementaron, ya que además de que no se veían bien con su nueva complexión, no la hacían sentir cómoda y prefería verse natural.