Ver video

Viridiana Alatriste: La trágica noche en la que Silvia Pinal perdió una hija

facebook

twitter

whatsapp

Email

La hija de la diva y Gustavo Alatriste murió en un accidente automovilístico el 25 de octubre de 1982, a los 19 años de edad.

“La muerte de Viridiana fue para mí como un reloj que se detuvo de pronto y aunque yo me empeñé en darle cuerda y lo hice mover a la fuerza, nunca más funcionó igual”, es la frase con la que Silvia Pinal describe, en la bioserie Silvia Pinal, frente a ti , el episodio de su vida en el que Viridiana Alatriste murió en un accidente automovilístico.

La noche del domingo 24 de octubre de 1982, recordó Sylvia Pasquel en el programa del conductor mexicano Gustavo Adolfo Infante, Viri, como llamaban a la joven promesa de la actuación, asistió a una fiesta que sus compañeros de teatro le organizaron para despedirla de la obra ‘Tartufo’.

La reunión se realizó en la que fue casa de Jaime Garza, con quien, en esa época, la actriz vivía un romance que prefirió mantener alejado de la familia Pinal. Pasquel recuerda que esa noche iría a buscar a su hermana al teatro, pero, convencida por el fotógrafo Julio Vizuete, desistió de hacerlo.

“A las siete de la mañana, suena el teléfono y es Ivonne Mendez. Me dice, ‘Oye, Sylvia, necesito que vengas porque Viri sufrió un accidente’. Cuando me dijo eso, fue un baño de agua helada. Llegué ahí, donde fue el accidente, y tuve que identificar el cadáver”, narró la hija mayor de Silvia Pinal.

Pasquel describe que el Atlantic azul en el que viajaba Viridiana, de 19 años, se desbarrancó en la lateral de Avenida Toluca.

“Se ve que venía bajando y como no tenía acotamiento la carretera se siguió de frente y voló, no eran muchos metros, como cuatro o cinco; a la hora que ella voló parece que con el brinco del coche se pegó en la cien y ahí se mató. Fue muy duro, tuve que irme con ella a la delegación y avisarle a mi mamá”, narró la actriz mexicana, de 69 años.

Las lágrimas corren por sus mejillas y su semblante se ensombrece en cada entrevista que Silvia habla de aquella trágica mañana del 25 de octubre cuando recibió la llamada de Sylvia Pasquel para avisarle que Viridiana había muerto en un accidente.

“Estaba dormida”, recordó la diva del cine mexicano en una entrevista con Andrea Legarreta. “Yo no creía, (hasta que) me habló Sylvia (Pasquel) y me dijo ‘yo ya la vi y está muerta’. Me costó mucho creerlo”.

En ese entonces, la primera actriz compartía créditos con su hija en la telenovela ‘Mañana es primavera’ y se alistaba para la boda con el político mexicano Tulio Hernández Gómez.

“Tuvimos que terminar la novela, pero no permití que se hiciera nada (con el personaje de Viridiana), la dejamos descansar y su recuerdo ahí quedó con cariño”, contó la matriarca.

Aunque no quería que se realizara ningún festejo para su cuarto enlace matrimonial, narra la actriz que, convencida por Tulio, de quien se separó en 1995, hicieron de la boda un homenaje dedicado a Viridiana.

Infinidad de versiones y rumores alrededor de la muerte de la hija de Silvia Pinal y Gustavo Alatriste se dijeron, entre ellas que Viridiana había discutido con su novio Jaime Garza antes de salir de la fiesta, otros hablaron de consumo de alcohol y muchos más juzgaron la decisión de Silvia de no permitir que se le realizara la autopsia al cuerpo de su hija.

En medio de la tragedia, Silvia Pinal también fue duramente criticada por no guardar un riguroso luto en su atuendo el cual, cuenta, fue el que vistió una noche antes del accidente. Además, fue tachada de frívola por casarse a tan poco tiempo de la muerte de Viri.

“Todo el mundo me juzgó, algunos minimizaron mi dolor y me trataron de frívola; otros en cambio, me veían como una mujer fuerte, inmune a la tristeza. El vacío que me dejó mi hija es tan enorme que la única forma que encontré para convivir con el fue metiéndome de lleno al territorio que me hace fuerte: mi trabajo”, contó, con lágrimas en los ojos, la que por más de dos décadas estuvo al frente del programa ‘Mujer casos de la vida real’.

Ni el paso de los años pudo sanar la herida que le dejó a la diva la partida de Viridiana, una etapa que retratan en la bioserie Silvia Pinal, Frente a ti como la más dolorosa de su vida.

“Había pasado más de dos años tratando de llenar, inútilmente, el vacío que dejó mi hija Viridiana en mi vida y yo le daba la espalda a la muerte. Poco a poco entendí que la única forma de perderle el miedo a la muerte era viviendo y enfrentando el dolor. Así vencí mi cobardía y me sentí liberada”.