Televisa

Televisa

¿Cuáles son los síntomas de la Enfermedad por Implantes Mamarios y qué hacer si tienes algunos?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Te compartimos esta práctica guía para ayudarte a detectar si podrías tener esta enfermedad y cuáles son los tratamientos disponibles.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A mediados del 2019, cuando la youtuber estadounidense RosyMcMichael abría sus redes sociales, solo encontraba mensajes despreciando el aspecto de su rostro. “Estropeada” era la palabra más frecuente con la que se referían a su piel. Poco después, el cabello se le empezó a caer y por esas mismas fechas, experimentó un cuadro de ansiedad y tristeza antes de asistir a un festival de música. Al mismo tiempo, su mamá le preguntaba si se estaba maquillando de forma diferente a la habitual, pues sus ojos “se le veían tristes”.

Este duro testimonio, que la influencer colgó en sus redes sociales, se viralizó rápidamente y sus palabras tuvieron sentido para muchas mujeres que estaban o habían experimentado esos síntomas sistémicos y aparentemente inexplicables, frecuentemente relacionados con otros tipos de padecimientos como lupus, enfermedad de Lyme o, sencillamente, estragos de la edad.

Los síntomas que Rosy expuso en su momento se podían generalizar en una premisa sencilla (y perturbadora): su mente, cuerpo y comportamiento habían empezado a cambiar considerablemente de la noche a la mañana. El ejemplo más claro de eso fue que, de un día para otro, empezó a ver borroso, algo que no había experimentado nunca antes.

Finalmente, tras toparse con testimonios similares en redes sociales y luego de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) reconociera, a mediados del 2019, la existencia del Breast Implant Illness (Enfermedad por Implantes Mamarios), tanto Rosy como decenas de mujeres pudieron, por fin, saber qué las estaba enfermando.

Esta enfermedad, que aún no tiene un diagnóstico, se refiere a una serie de síntomas sistemáticos que ocurren en el cuerpo como una reacción a los implantes mamarios, ya sean de silicona o de solución marina, y que afectan considerablemente la salud de las pacientes que la padecen. Principalmente, se ve afectado el sistema inmunológico, así como la capacidad visual, de concentración y dolores en algunas parte del cuerpo, como en articulaciones y músculos.

Síntomas difíciles de analizar
Aunque hace dos años se aceptó que el padecimiento existía, hasta la fecha no se cuenta con un diagnóstico médico oficial. Por ende, lo mismo sucede con sus síntomas, pues tal como lo explica la cirujana Marisol Góngora en entrevista para Las Estrellas, “es una situación con síntomas y signos muy inespecíficos y variados. Los más comunes son fatiga crónica, migraña, pérdida de memoria, dolor de articulaciones, enfermedades auto inmunes, incontinencia urinaria, problemas en hígado y riñón, depresión, ataques de pánico, alteraciones cardíacas, entre otros”.

De acuerdo con la FDA, que recabó reportes médicos de pacientes con esta enfermedad, los 10 síntomas más comunes son:
-Fatiga
-Confusión
-Dolores en articulaciones
-Ansiedad
-Caída del cabello
-Depresión
-Ronchas o sarpullido
-Enfermedades autoinmunes-
.Inflamación
-Problemas de peso (frecuentemente relacionados con algún tipo de tiroidismo)









Por su parte, el Doctor Stephen E. Metzinger, experto en la materia y especialista en explantación de prótesis mamarias —el procedimiento quirúrgico mediante el cual se retiran los implantes de senos, así como la cápsula de tejido que circunda a estos— compartió el estudio Breast Implant Illness: Real o Imaginario?, del cual es coautor, con Las Estrellas. El documento señala que entre enero del 2016 y septiembre del 2020, removieron los implantes de 200 pacientes con síntomas relacionados con esta enfermedad en Estados Unidos.

Los más frecuentes eran: fatiga (82.5 %), falta de concentración durante las actividades cotidianas (81.5 %), dolor en articulaciones (57.5 %), dolor muscular (51.5 %), sarpullido (37.5 %) y problemas de visión (23.5 %), mismos que coinciden con los publicados por la FDA.

Si tengo dos o más síntomas, ¿qué sigue?
Reunir dos o más de los síntomas más frecuentes antes descritos, que son sistémicos, podría ser una señal clara de esta enfermedad. Sin embargo, Metzinger, junto con sus colegas, señala que aunque hasta la fecha no hay exámenes o tests específicamente creados para detectar este padecimiento, el incremento en la tasa de sedimentación eritrocítica (un examen que puedes hacerte en laboratorio y que mide qué tanta inflamación hay en tu cuerpo), así como altos niveles de la proteína C reactiva (que también mide la inflamación) pueden ser indicadores de esta enfermedad.

Lo primero que debes hacer es ir con un experto para que te haga los estudios correspondientes a los síntomas que tienes, es decir, estudios que puedan confirmar que padeces una determinada enfermedad que no necesariamente esté relacionada con tus implantes. Si este da positivo, es importante empezar un tratamiento para ese padecimiento en particular.

Así lo explica el estudio: “Los cirujanos plásticos deberían intentar descartar otras causas potenciales de los síntomas que no necesariamente se relacionen con los implantes. Esto implica analizar los resultados de los exámenes que los pacientes se han hecho para detectar otros padecimientos y hacer un seguimiento para determinar si estos mejoraron o no tras recibir el tratamiento específico para esa enfermedad”.

Si no se presenta una mejora a los síntomas ni se puede confirmar que tienes otra enfermedad, el siguiente paso es el tratamiento más efectivo para el la Enfermedad por Implantes Mamarios : la explantación de los implantes, así como quitar por completo las cápsulas de tejido cicatricial circundantes.

El estudio es muy enfático en sugerir que no se deberían, en ningún caso, reemplazar los viejos implantes por nuevos. “Si estamos quitando los implantes porque los pacientes están enfermándose por ellos, no tiene ningún sentido volver a ponerles un par nuevos”. Incluso, optar por implantes de otro tipo o material (cambiar de silicón a unos de solución salina) tampoco es una solución ni está recomendado por los expertos.

Así que, tras retirarles los implantes, el siguiente paso para las pacientes que deseen mejorar las condiciones de sus senos ya sin implantes podría ser la reconstrucción de seno, aunque es muy recomendable que esta se haga tiempo después de la explantación, pues esto permite que los senos “descansen y se contraigan” y que la inflamación baje.

Los procedimientos de reconstrucción que pueden funcionar para recuperar la forma y figura de los senos (y que no implica nuevos implantes) son: mastopexia, reducción de senos o injerto de grasa.

El camino de la recuperación puede ser largo, sin embargo, hay asociaciones y grupos de activismo que pueden ayudar a las pacientes en su proceso. Una de ellas es la Sociedad Norteamericana para curar el Breast Implant Illness, que en su página web comparte algunos consejos esenciales para “desintoxicar el cuerpo del silicón” y los residuos de los implantes tras una explantación:

Dieta: “Lo más importante es seguir una alimentación orgánica, que contenga granos enteros y una dieta anti inflamatoria, que implica la eliminación de azúcares y gluten”.

Mejorar la digestión: Ya que algunas pacientes sufren de un mal funcionamiento intestinal, la asociación recomienda que se eliminen por completo los alimentos procesados, que produzcan inflamación o alergias. El colágeno en polvo puede beneficiar en este proceso,

Fortalecer el sistema endócrino: “Revisar los niveles de cortisol con una prueba de sangre de cortisol o una prueba de Cortisol de cuatro elementos, y también una prueba que mida la conversión libre de la tiroides T3, T4 para ver si está funcionando correctamente”.

La recuperación del Breast Implant Illness
“Esta enfermedad es un reto, sigues teniendo síntomas mes tras mes sin encontrar una cura. Muchas de nosotras estuvimos enfermas por casi una década hasta que nos topamos con publicaciones en redes sociales”, cuenta en exclusiva Kim Barden, una de las colaboradoras de la Sociedad Norteamericana para curar el Breast Implant Illness, quien sugiere revisar la página de internet de la misma para encontrar testimonios eficaces, información oportuna y datos sobre los tratamientos más efectivos.

Barden, junto con otras activistas, invitan a las mujeres que podrían padecer esta enfermedad, o que ya están en recuperación, a unirse a su grupo de Facebook, que cuenta con más de 100 mil mujeres, en el cual se puede encontrar guía, ayuda y apoyo de otras mujeres que están pasando o ya pasaron por lo mismo.

Si quieres conocer más sobre la Enfermedad por Implantes Mamarios no olvides visitar el especial “Por la belleza de ser yo misma, historias para romper el silencio sobre la Enfermedad por Implantes Mamarios" dando click aquí .