Televisa

Televisa

Voces de alerta en la historia sobre la Enfermedad por Implantes Mamarios

facebook

twitter

whatsapp

Email

Desde los años 60 empezaron las voces de alerta. Aquí un repaso a agentes relevantes que han luchado contra esta enfermedad

Una obsesión estética en aras de mejorar el cuerpo femenino ha llevado a millones de mujeres a ponerse implantes mamarios. Desde la década de los 60 del siglo pasado, cuando los implantes mamarios de silicona fueron presentados por primera vez en la Sociedad Internacional de Cirujía Plástica Estética (ISAPS por sus siglas en inglés), en Washington D.C., el furor por los implantes de silicona ya se veía en el horizonte.

Miles de mujeres durante los 70 y 80 se pusieron implantes mamarios, pero durante la segunda década, informes sobre los riesgos y falta de regulaciones comenzaron a salir a la luz.

A partir de este momento, estudios sobre el uso de silicón y sus complicaciones en el cuerpo humano, como fue el caso de las prostitutas japonesas, en 1945, que se inyectaban silicón para resultar más atractivas a los militares estadounidenses durante la ocupación norteamericana, comenzaron a ser tomados en cuenta y a marcar una agenda.

Complicaciones como hematomas, contracciones fibrosas capsulares y debilitamiento del sistema inmune fueron los primeros síntomas que empezaron a alarmar a la comunidad médica.

Este es un repaso por la historia poco contada de una enfermedad silenciosa, que solo hasta 2019 fue nominada y reconocida por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) como Breast Implant Illness o Enfermedad por Implantes Mamarios, la cual ha cobrado fuerza desde hace pocos años y hoy día sigue siendo poco reconocida por la cirugía plástica.

1962: Según un artículo de la BBC , Timmie Jean Lindsey es la primera mujer en colocarse implantes en el hospital Jefferson Davis en Houston Texas.

1963: Frank Gerow y Thomas Cronin fueron los primeros cirujanos en plantearse la creación de implantes mamarios hechos de silicona, además de ser los doctores que operaron a Timmie Jean Lindsey. Cronin presentó el trabajo realizado ante los Sociedad Internacional de Cirujía Plástica Estética , en Washington D.C., teniendo un gran recibimiento.

Los primeros implantes en Estados Unidos no tuvieron buenos resultados. Se produjeron hematomas, infecciones y “contracciones fibrosas capsulares” o endurecimiento del implante.

1976: Un estudio de la Escuela de Leyes de Harvard llamado “La controversia de los implantes de seno de silicona” , muestra que los implantes de gel de silicona comenzaron a ser regulados este año por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos) en Estados Unidos, pero con restricciones y limitaciones. Por ejemplo, la FDA solo tenía autorización de revisar y monitorear los implantes adulterados o sin marca, pero no tenía autorizado pedirle al fabricante legal que demostrara la seguridad y efectividad de los implantes autorizados.

1980: El mismo estudio de la Universidad de Harvard asegura que a principios de la década de los 80 comenzó una latente asociación del cáncer de mama con los implantes de silicona. No solo eso, se asociaron otras enfermedades que debilitaban el sistema inmune de muchas mujeres que se habían sometido a una cirugía de implantes de seno o a cualquier proceso estético con silicona, como inyecciones para aumentar el tamaño de los labios.

1985: Harvard también asegura que la primera demanda ganada en en el mundo por negligencia médica, relacionada a un mal tratamiento y desinformación sobre los posibles efectos de los implantes mamarios, se dio este año. Además de lograr que la empresa de manufactura de los implantes le pagara la reconstrucción total de los senos, la demandante ya presentaba un cuadro de artritis reumatoide a raíz de su operación.

1988: Este año, la FDA formalmente establece una concienzuda clasificación de los implantes mamarios donde se involucra la seguridad y la efectividad de estos dispositivos.

1990: La periodista Connie Chung crea todo un movimiento de alerta sobre los implantes de seno en su programa Face to face with Connie Chung. Durante el programa, Chung entrevistó a una serie de mujeres que aseguraban presentar desórdenes autoinmunes y que fueron a su programa para transmitir el mensaje de que los implantes eran “dispositivos peligrosos”.

1995: Un artículo en The New York Times expone los riesgos de los implantes mamarios: “Doctores, abogados y silicona: un reportaje especial” . En él, distintas voces de investigadores en ética médica hacen declaraciones sobre los implantes de silicona y su gran éxito en Estados Unidos:

“Esto parece ya una cadena de favores en la que todo mundo está haciendo dinero, pero nos hemos atrasado en mejorar esos productos y ofrecer mejores seguros”, declaró el Dr., Arthur Caplan, director del Centro de Bioética de la Universidad de Pensilvania.

De igual forma, en el artículo se especifican algunas de las complicaciones que existen por los implantes: endurecimiento de los senos y una nula experiencia por parte de la comunidad médica en técnicas de explantación. Miles de mujeres en 1995 ya sufrían los estragos, como lupus y artritis reumatoide.

1995: El mismo artículo asegura que las demandas de mujeres a la compañía Dow Corning Co. –la principal manufacturera de implantes– y otras compañías, llegaron a las 44,000.

2006: Según una línea del tiempo sobre esta enfermedad, desarrollada por Reuters , este año, la FDA levantó sus restricciones en los implantes de seno de silicona, los cuales no podían ser usados por mujeres menores de 22 años.

2010: En la misma línea del tiempo, se indica que para este año los implantes mamarios son la operación más famosa en Estados Unidos, con 318,123 operaciones realizadas. El 62% de los implantes fueron de silicona.

2010: A partir de esta década comienza un movimiento mediático encabezado por actrices y figuras del entretenimiento quienes decidieron explantarse los implantes de seno por complicaciones médicas. De la misma forma, grupos de mujeres en redes sociales alrededor del mundo se unen para hablar abiertamente de esta enfermedad. Algunos ejemplos son:

2011: La actriz Heather Morris de la serie de televisión Glee se removió los implantes porque “el pecho siempre me dolía”.

2016: Krystal Hefner, esposa de Hugh Hefner, creador de la revista Playboy, se remueve los implantes por presentar síntomas como problemas con la tiroide, inexplicable dolor de espalda, pérdida de memoria, fatiga crónica, entre otros síntomas.

2016: Yolanda Hadid, exmodelo y madre de Gigi y Bella Hadid se remueve los implantes por una posible infección.

2020: Las actrices mexicanas Michelle Renaud y Thali García se remueven los implantes por complicaciones severas de salud.

2020: Se funda la Cumbre de la Salud de los Implantes Mamarios en la cual “las mentes más expertas y brillantes discutirán sobre los problemas de salud relacionados a la Enfermedad por Implantes Mamarios”.

A pesar de que la Enfermedad por Implantes Mamarios ha cobrado peso en los últimos años por las distintas voces de mujeres que se levantan todos los días alrededor del mundo para contar sus historias, esta enfermedad ha tenido un largo recorrido desde los inicios del uso del silicón en el cuerpo humano.

Si quieres conocer más sobre la Enfermedad por Implantes Mamarios no olvides visitar el especial “Por la belleza de ser yo misma, historias para romper el silencio sobre la Enfermedad por Implantes Mamarios" dando click aquí .