Detienen a exdiputado señalado por ataque con ácido a la saxofonista María Elena Ríos

facebook

twitter

whatsapp

Email

La joven de 26 años fue atacada el 9 de septiembre de 2019, cuando un hombre le vació dos litros de ácido sulfúrico en el rostro y cuerpo

La mañana de este lunes 6 de abril fue detenido el exdiputado Juan Vera Carrizal, señalado como el presunto autor intelectual del ataque con ácido a la saxofonista María Elena Ríos. La joven de 26 años fue atacada a las afueras de su domicilio, ubicado en Oaxaca, el pasado 9 de septiembre.

Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, confirmó la detención de Vera Carrizal a través de su cuenta de Twitter. “(El exdiputado) enfrentará la justicia por el terrible hecho de violencia cometido contra María Elena Ríos, joven saxofonista oaxaqueña. Más tarde, la @fiscalia_goboax y @ssp_gopoax darán más datos”, escribió en su red social.

El efecto corrosivo del ácido provocó que la saxofonista, reconocida a nivel nacional y en varias partes del mundo, perdiera un ojo, le quitó la movilidad de la cara y le dejó quemaduras en el 90% de su cuerpo.

Tras ser atacada, hace siete meses, Ríos señaló como responsable a Juan Antonio Vera Carrizal, a quien conoció en 2017 y con el que sostuvo una relación en la que vivió amenazas, acoso y maltrato psicológico por cerca de año y medio, de acuerdo con Noticieros Televisa.

Me rociaron ácido porque decidí terminar una relación y dedicarme a la música”, señaló Ríos en su momento para el programa Así Las Cosas, de W Radio.

En diciembre del 2019 fueron detenidos los dos atacantes directos de Ríos, quienes podrían obtener una pena de 30 a 40 años de cárcel, y el 26 de diciembre un juez de Control de Huajuapan, en León, giró una orden de aprehensión en contra de Juan Antonio Vera Carrizal.

En entrevista con Paola Rojas en el noticiero Al Aire con Paola, el pasado 10 de marzo, la joven relató no solo el dolor físico y emocional que le causó el ataque, sino también el daño que recibió su madre, quien al abrazar a su hija terminó también con ácido en su cuerpo. “Mi mamá lamentablemente no está integrada en la carpeta como víctima directa, que es lo que debería de ser”, relató.

En cuanto a las molestias físicas, María Elena destacó que su recuperación no fue nada fácil debido a su proceso de cicatrización: “Es una cicatrización muy dolorosa porque, de repente, o quizá por culpa del clima, o el estado de ánimo, pero de repente me da mucha comezón, pero es tanta la comezón que me hace llorar; de repente me dan punzones, como si me pellizcaran”, narró.

Desde su ataque, se ha sometido a varias cirugías e injertos en el rostro, brazos y piernas como parte del proceso de recuperación, la cual podría tardar hasta 4 años.

La venta de ácido no es regulada y se puede conseguir fácilmente en nuestro país. En noviembre pasado, el Congreso de la Ciudad de México aprobó reformas al código penal para aumentar las penas cuando a una mujer se le inflijan lesiones por sustancias, siendo las penas de 9 a 12 años de prisión, además que la condena puede aumentar si hay un lazo con la víctima y que las lesiones se consideren degradantes o infames.

El ataque María Elena desató una ola de indignación en todo el mundo y levanto las alarmas sobre la venta de ácido, además de ser un caso más que expone la violencia de género a la que las mujeres mexicanas están expuestas todos los días.