Sharon Fonseca explica por qué decidió tener a su hija por cesárea y no por parto natural

facebook

twitter

whatsapp

Email

La modelo venezolana y el millonario Gianluca Vacchi recibieron a su hija Blu Jerusalema el pasado martes 27 de octubre

Desde que Sharon Fonseca y Gianluca Vacchi anunciaron que esperaban a su primer hijo en común, en mayo de 2020, ambos compartieron algunos detalles de este embarazo en redes sociales hasta el nacimiento de la pequeña Blu Jerusalema, quien finalmente nació el pasado 27 de octubre.

Sin embargo, poco ha cambiado, pues la orgullosa mamá, de 25 años, sigue entablando contacto directo con sus seguidores, a través de su cuenta oficial de Instagram, donde no ha dudado en compartir los pormenores acerca de las implicaciones que ha conllevado convertirse en mamá primeriza, e incluso cómo vivió la llegada de su hija.

"Siento que los extraño mucho porque estoy un poco desconectada, ya se imaginarán por qué, pero nos estamos tomando nuestro tiempo y disfrutando cada segundo y pronto estoy empezando a compartir más detalles con ustedes (...)”, dijo en días recientes que retomó la conversación con sus más de 4.6 millones de seguidores, luego de alejarse algunos días para concentrarse en la nueva integrante de su familia.

Asimismo, aprovechó la oportunidad de responder una de las interrogantes más frecuentes en torno a la llegada de Blu, pues no había revelado si esta había llegado al mundo por medio de una cesárea o por parto natural.

“También me han preguntado sobre por qué cesárea, por qué nos tocó, es una historia que quiero compartir con ustedes porque siento que le puede ayudar a cualquier mujer que pueda pasar por una experiencia similar a la nuestra, y sobre todo algo que aprendí muy importante y hasta mis doctores me dijeron, que es escuchar (a) tu cuerpo”, confesó, a la par de aclarar que intentó que fuera parto natural, pero después de tres días, decidió, en conjunto con sus médicos, que la mejor decisión había sido someterse a una intervención quirúrgica.

En la misma línea, reconoció que la recuperación fue complicada, ya que encontró dificultad en moverse libremente, pues como con cualquier operación, el cuerpo necesita adaptarse y sanar. Sin embargo, reveló que como recomendación de su especialista médico, comenzó a usar una faja.

"La faja a mí me cambió la recuperación totalmente, les digo, amigos, que estaba en la cama del hospital que no me podía ni parar, porque ustedes saben que cesárea y después el parto todos los órganos están así como al aire y el doctor me dijo: ‘Ponte esto’ (la faja), y yo después de esto fui otra mujer”, explicó, no sin antes indicar que esta siempre sea aprobada o recomendada por un médico.