¿Cómo saber si estás saliendo con un patán?

Si crees que estás saliendo con alguien narcisista o sientes que no te valora, esto es para ti
Por: Tania Caballero
Lead
iStock
Cómo saber si estás saliendo con un patán
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En el mundo del dating, desde hace muchos años las personas solteras nos enfrentamos a conocer todo tipo de personas, sobre todo con el auge de las redes sociales y las apps de citas. Pero ¿cómo saber con quiénes podemos establecer una relación sana o de calidad? Lo primero sería descartar a aquellas con las que, idelalmente, no deberíamos hacerlo, pues podríamos caer en riesgo de hundirnos en relaciones tóxicas.

En pocas palabras, hablamos de las personas conocidas popularmente como "patanes". El tema ha trascendido a tal grado que incluso existe una película protagonizada por Mariana Treviño y Christopher Uckermann llamada 'Cómo cortar a tu patán' que retrata algunas de las conductas de este tipo de hombres.

Sin más preámbulos, aquí te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de personas y cómo identificarlas.

¿Qué es un patán?

La psicoterapeuta Tere Díaz, autora del libro ‘Cómo identificar a un patán’ los define como “una persona que por razones de personalidad, uso de poder, a veces por situaciones de carácter y mentales, realiza acciones que ponen en riesgo la integridad, física, emocional, social, económica o sexual de otra persona. El patán pone a dudar a la persona de su propia valía, la hace entrar en confusión”.

En entrevista con Martha Debayle, la especialista en temas de pareja también asegura que el 90% de sus consultas sufren algún tipo de abuso en sus relaciones y esto se deriva de liarse con este tipo de personas que podemos aprender a identificar.

Señales para saber si estás saliendo con un patán

Primero que nada, el psicólogo y fundador del sitio y canal de videos ‘Tu mejor persona’, José Luis López Velarde, señala en uno de sus clips que se trata de hombres sumamente seductores, atractivos, que son caballerosos y dan todo de sí y al principio "no te das cuenta de que es patán porque era muy lindo y cuando tiene ciertas actitudes las perdonas por todo lo anterior, pero no te das cuenta de que cada vez que cruza el límite y lo perdonas, ve que puede hacerlo y recorre más ese límite, entrando en un ciclo de violencia”.

Existen varias señales que mencionan los expertos para saber si estás saliendo con una persona así y te enlistamos a continuación:

- Es narcisista y egoísta: Debe ser el centro de tu mundo, el elige todo y es el protagonista de todo.
- Es controlador: Quiere saber qué haces y con quién estás, pero tú no puedes controlarlo a él de la misma manera.
- Es irrespetuoso y hasta grosero, también es presuntuoso y eso incluye sus conquistas y ligues.
- Siempre te está corrigiendo.
- Es manipulador.
- Te deja plantada con frecuencia y sin mayores explicaciones, sólo con una vaga justificación.
- Te trata muy bien, pero a los meseros, dependientes o subordinados los trata mal.
- Cuando se enoja, se exalta o altera mucho.
- Sólo te contesta los mensajes cuando está de humor para hacerlo.
- Sus relaciones pasadas terminaron con conflictos grandes o procesos legales en su contra y se expresa mal de sus ex parejas.
- Nunca cumple sus promesas.
- Hace siempre planes contigo de último momento y nunca a futuro.
- No te pone atención ni le interesa tu vida; no te escucha o te interrumpe cuando le cuentas algo.
- Todo te critica y te hace sentir menos; minimiza tus logros y virtudes.
- Es un mentiroso profesional, lo hace incluso viéndote a los ojos y ya lo has cachado en algunas mentiras.
- Es irónico y sarcástico.
- Seduce a otras mujeres estando contigo y a veces hasta las pasa por enfrente de ti, incluso en redes sociales.
- Nunca acepta sus errores.
- Invalida e ignora tus sentimientos: Te hace sentir exagerada y culpable.
- No pide disculpas aunque te haga esperar o haya cometido un error contigo.
- No tiene responsabilidad afectiva.
- Se convierte en la víctima ante cualquier conflicto: “Te la voltea”.
- Es celoso, pero no soporta escenas de celos.
- Le huye a la formalidad: Prefiere ir solo a eventos de sus amistades o familiares y “no le gustan las etiquetas”.






















¿Te suena familiar algo de esto?

¿Por qué nos gustan los patanes?

En tiempos ancestrales la identidad y estatus social de las mujeres no se daba por lo que éramos, sino por el hombre con el que estábamos, es por eso que, como dijo Tere Díaz en entrevista con Martha Debayle: “Tenemos una contradicción: queremos ser lo que somos, pero queremos un hombre que sea más. Las mujeres no hemos renunciado a que el hombre sea más que yo: más rico, más alto, más inteligente, más popular, esto nos hace poner el foco en alguien que nos haga sentir que domina, que tiene la fuerza, que nos va a proteger, un macho alfa, pero a veces en este no renunciar, nos gustan estos carácteres fuertes que acaban siendo abusivos, controladores y dominantes. Vivimos en una cultura que sigue favoreciendo estas conductas machistas y no es que seas un imán, es que eso es lo que te atrae y eso es lo que hay”.

La también colaboradora de programas como ‘Netas Divinas’ y ‘Miembros al aire’ explica que las mujeres idealizamos el amor y hacemos de la pareja nuestro proyecto de vida: “No puedo construir toda mi identidad alrededor de un hombre que me quiera. Muchas veces por este influjo o construcción social de que: ‘Es que una mujer sola, porque nadie la aguanta, ni nadie la quiere’, nos educan para ser satélite de los deseos de los hombres, y entonces invisibilizamos, minimizamos y normalizamos el maltrato y la patanería”.

¿Qué hacer si salgo con un patán?

El Dr. César Lozano, creador del programa de radio ‘Por el placer de vivir’ y colaborador del programa ‘Hoy’ ha dado algunos consejos en sus participaciones en dichos programas para salir de este tipo de relaciones:
1) Ponle límites.
2) No alimentes tus esperanzas: El patán no cambia.
3) Ten dignidad: No ruegues amor.
4) Trabaja en tu autoestima.



Por su parte, Díaz concluye: “Yo tengo que tener un proyecto personal que le de sentido a mi vida, además de mis relaciones de pareja y el amor. En el primer capítulo del libro hablamos de que El amor no es como nos lo contaron, no es sumisión, no es incondicional, no es eterno, es un intercambio igualitario, las relaciones buenas son para cultivarlas, disfrutarlas y las relaciones malas son para terminarlas”.

Ahora que conoces más al respecto ¿te suenan familiares algunas de estas características? Sin embargo, es importante recordarte que si estás en una relación que supera lo que aquí hemos explicado y eres víctima de violencia física, verbal o intrafamiliar, busques ayuda profesional para que te ayuden a llegar a instancias legales si es necesario. Si te ves en esta situación, llama a esta línea del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México: 55-55-33-55-33.