Briggitte Bozzo destapa el calvario que vive en su recuperación tras cirugía y muestra cómo quedó

La actriz se dejó ver bailando y con la faja que la ayudará a recuperarse por completo
Por: Elizabeth González
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Sin dar detalles de la cirugía a la que se sometió, Briggitte Bozzo reapareció en redes sociales para hablar de su operación, dejando al descubierto el calvario que vive en su recuperación.

La actriz de ‘La rosa de Guadalupe’ y ‘Like, la leyenda’ compartió en sus historias de Instagram lo difícil que han sido los primeros días después de la cirugía, pues, además de que es muy poco el movimiento que puede hacer, el dolor que siente es tan intenso que hasta ha derramado algunas lágrimas.

“A todas las personitas bonitas que me han preguntado cómo voy, pues ahí voy… es un proceso muy complicado, muy difícil, ahora estoy en pañales esperando a que vengan a revisarme. Hoy es el día más light que he tenido, todos los días he llorado, pero ya estoy mejor”, contó.

Briggitte Bozzo muestra su figura tras someterse a cirugía plástica y realiza tremendo baile

La pelirroja detalló que será hasta dentro de cuatro meses cuando por fin comiencen a notarse los resultados, destacando que, aunque el proceso será lento, se siente tranquila por estar en buenas manos.

“Con el tiempo voy a ir recuperándome y se van a ir viendo los cambios definitivos como en cuatro meses. Estoy en buenas manos, con el doctor Luiz de Voz, y pues ahí voy, muy bien. Realmente también he estado muy bien consentida por mi novio, que es el mejor novio del mundo mundial”, precisó la modelo.

Así mostró cómo quedó tras su cirugía

Por último, Briggitte Bozzo habló de los masajes que le realizan como parte de su recuperación, sorprendiendo minutos después a sus millones de seguidores por mostrar cómo quedó y es que se dejó ver bailando y hasta con la faja que la ayudará a recuperarse por completo.

Está cool que te hagan los masajes, pero duele de repente. A mí me dejaron unos huequitos, como cuatro, y cada vez que viene la masajista tiene que meter como un palo para volver a abrirlo y sale toda la sangre, es horrible”, sentenció.