“Constanza es la cereza del pastel de mi vida”: las palabras de Edith González

facebook

twitter

whatsapp

Email

Un recorrido por los mensajes de una madre dirigidos hacia su hija, quien cumple XV años.

La actriz Edith González murió el pasado 13 de junio de 2019 por una complicación de cáncer de ovario, dejando uno de sus más grandes deseos sin cumplirse: hacerle una gran fiesta de XV años a su única hija, Constanza. A pesar de que la difunta actriz no podrá estar físicamente junto a su hija en su cumpleaños este sábado 17 de agosto, fuentes aseguran que González le regaló un viaje a Constanza por Europa con sus amigas para que pudiera celebrar. Además, sus familiares realizarán una pequeña reunión.

Durante su vida, la protagonista de Salomé dijo en repetidas ocasiones que su maternidad fue uno de sus mayores motivos de orgullo. Para celebrar a Constanza, reunimos las palabras de amor con las que Edith González describió a su hija en vida.

“En mi corazón, en mi espíritu soy una madre”, dijo durante la rueda de prensa cuando dio a conocer su embarazo y con un rostro lleno de ilusión Edith se refirió a su pequeña Constanza en 2004.

“Me imagino que va a ser cachetona”, decía emocionada la feliz madre cuando dio a conocer su embarazo en 2004 en La Oreja .

El nombre de Constanza quedó en la mente de la actriz desde que vio la película Amadeus (1984) y escuchó ese nombre, declaró en una entrevista para Univision en 2006.

“Es una niña amada, es una niña deseada. Jamás hubo el menor cuestionamiento de mi parte ni del padre”, sus deseos de ser madre nunca fueron coartados por ninguna razón y ella decidió llevar adelante su embarazo hasta que conoció a Constanza un 17 de agosto de 2004, declaró en Azteca en mayo de 2005.

El amor y la dedicación que profesó siempre por su hija fue claro. “Estoy decidida a hacer la mi vida de mi hija y la mía la mejor de las vidas posibles”, enfatizó la actriz en una entrevista transmitida el 18 de mayo 2005

Cuando nació la pequeña Constanza, González realizó una sesión de fotos en la que posó desnuda junto a su bebé cuando no tenía un año de edad para una campaña comercial de una línea de cosméticos, dejando un mensaje muy poderoso, dedicado a su hija, en una de sus fotos:

Para González, su esfuerzo en su carrera la llevó a ser una de las actrices más apreciadas por el público, por lo que su tarea como madre de Constanza siempre tuvo sus inquietudes: “Me preocupa que sea feliz, para eso me queda muy claro hay que darle amor, besos, abrazos, seguridad, ponerle límites”, explicó en una entrevista televisiva en 2008.

La educación siempre fue un tema central para que su hija estuviera preparada en el mundo y nunca le impuso una disciplina rígida, aunque desde muy pequeña la inscribió a ballet y piano, por lo que siempre que se refería a ella con gran alegría: “Es una niña tierna, inteligente, muy intuitiva”.

Luego de separarse del protagónico de la telenovela Mujer de Madera (2004), vio esa situación como una oportunidad de aprovechar los primeros años de su bebé junto a ella.

"Ha sido durísimo compaginar los tiempos de vida familiar, marital y profesional, es difícil pero yo no dejo mi carrera. No tengo una fórmula para saber cómo le hago, sigo hecha bolas, en realidad toma mucho empeño, corazón y paciencia de tu pareja y eso lo tengo", platicó Edith a Quién en 2013, dejando clara su devoción por su hija.

Según Edith, las lecciones que dio a su hija siempre tenían el propósito de construir su historia: “Que ella busque su propio camino, no me gustan las dinastías, me gusta la gente que se hace sola”.

Hace tan solo un año la 'Aventurera' escribió un emotivo mensaje en conmemoración del cumpleaños 14 de Constanza. Por medio de su cuenta de Instagram le recordó lo mucho que marcó su vida desde que fue concebida y como aprendió con ella.

"Un día anunciaste tu llegada, dominando mi cuerpo, transformándolo. Sin falsos sentimentalismos sentí tu crecimiento. Tu llegada fue fuerte, delicada, esperada, hermosa. Al surgir de mi vientre me hiciste entrañable, me hiciste madre. Y yo pude sostener en mis brazos a un ser que sin sospechar las profundidades de la maternidad, ingenuamente pensé podría moldear. Poco a poco me has enseñado que los padres no podemos más que aspirar a ser guía, en el mar inmenso que es la vida. Este mar que amas y del cual te ha tocado surfear grandes olas y de cada reto sales con gracia e inteligencia. No amor, la vida no es fácil, mas es cabronamente hermosa. Tú tienes un corazón muy determinado, una inteligencia aguda y un espíritu generoso. Estoy tan llena de ti, tan orgullosa de ti, de verte valiente construyendo una identidad amorosa, alegre, fuerte y comprometida. Constanza, mi Constanza mi niña, mi ternura, mi cielo, mi corazón, mi todo y sin embargo eres tuya tanto como cuando decides trepar una ola y hacerla tuya, dominar el horizonte, retar la energía del agua y realizar tus anhelos. Eres una niña hermosa, sólo puede decir gracias por permitirme se tu madre, velar tu sueño y ver en ti el milagro de la vida. Cons, tomadas de la mano recorramos el mundo, al fin y al cabo somos polvo de estrellas. Felíz, felíz cumpleaños 🎂 Te amo pequeñita", escribió González.

Cuando la familia enfrentó momentos difíciles al conocerse el cáncer de ovario que se le detectó, Edith reveló en entrevista que Constanza durmió con ella durante 3 semanas a los pies de su cama, luego de saber el diagnóstico de esta enfermedad.

Pese a los éxitos acumulados en una carrera que inició a los 5 años de edad, Edith amaba el cariño del público aunque en su vida de “ensueño”, como ella la describía, su hija vino a darle un valor adicional. La actriz no consideraba que una mujer se completaba siendo madre, aunque atesoró la llegada de Constanza a su mundo.

Con el tiempo el cariño de madre fue evolucionando y se dio cuenta de lo importante de dejarle bases a su hija para que ella siguiera adelante. Siendo una mujer fuerte y siempre señaló que su soporte siempre estuvo en la familia a la que consideró siempre sus pilares. Esas son algunas de las lecciones que le dejó a su bebé, ahora señorita, Constanza.