Hijas de Andrea Legarreta son chuleadas por muchos y su papá reacciona: ‘todo mundo me dice suegro’

facebook

twitter

whatsapp

Email

Erik Rubín destapó que no le incomoda que sus hijas, de 14 y 15 años de edad, se hayan convertido en el amor platónico de muchos

Mía conquistando la música con su más reciente concierto 'Raíces' y Nina la pantalla chica con su próximo debut en la telenovela Te acuerdas de mí, es un hecho que las hijas de Andrea Legarreta y Erik Rubín son dos grandes promesas del mundo del espectáculo que ya están robando suspiros en redes sociales.

Ante la gran popularidad que las jóvenes, de 15 y 14 años de edad, registran en redes sociales donde por supuesto les llueven piropos, su papá dijo no ser celoso y se mostró tranquilo de que sus hijas sean chuleadas y de que se hayan convertido ya en el amor platónico de muchos.

“Ahorita ya todo mundo en las redes me dice suegro, y eso en lugar de molestarme me da gusto; ¡y nada!, pues que chuleen a mis hijas es algo lindo”, dijo el exTimbiriche en entrevista para el programa Hoy.

Aunque esta no es la primera vez que el intérprete de 'Con todos menos conmigo' y 'Cuando mueres por alguien' declara que para él lo más importante es la felicidad de sus hijas.

"La verdad es que no soy celoso, yo lo único que quiero es verla feliz y realizada", confesó en el mismo matutino durante la entrevista que le hizo Andrea Legarreta en el marco del festejo de los 15 años de Mía.

Y es que, parece ser que por ahora los orgullosos papás no tienen nada de qué preocuparse pues aunque Mía y Nina arranquen suspiros en redes sociales, amabas han confesado que hasta el momento ninguna de las dos ha tenido novio, incluso, Nina declaró que dará su primer beso en ficción durante el melodrama Te acuerdas de mí que estrena el próximo 18 de enero.

Durante la promoción de su concierto, Mía habló sobre su situación amorosa y destapó que a sus 15 años de edad aún no ha tenido novio: "Nunca me he enamorado, nunca he vivido el amor a primera persona y no sé lo que es que te rompan el corazón, pero sí me he llegado a ilusionar".