Luz Elena González revela si engañó a Rafael Amaya con Luis Miguel

La actriz destapó por qué terminó con el actor de El Señor de los Cielos
Por: Valeria Contreras N.
Lead
Agencia México, Mezcalent
Luz Elena González revela si engañó a Rafael Amaya con Luis Miguel
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Luz Elena González atrae miradas por su actuación en ‘Mi Fortuna es Amarte’, pero también porque recientemente cobró relevancia el romance que la actriz sostuvo, hace años, con Rafael Amaya. Ahora, por primera vez, destapó si es verdad que engañó al actor de ‘El Señor de los Cielos’ con Luis Miguel.

La estrella de televisión confesó que aunque su ruptura con Amaya se dio poco antes de que comenzaran los rumores de un romance con ‘El Sol’, no fue así y tras aclarar la situación, destapó por qué terminó su noviazgo con el galán de telenovelas.

No (le fui infiel). Pudo parecer. Sé que se hizo un escándalo y que lo dejé por Luis Miguel, pero no… Duramos dos años, padrísimos. Hasta que le dije ‘¿tú te quieres casar y tener hijos? Porque yo ya estoy lista’. Creo que nací lista para casarme, tener hijos y con el vestido de novia en la cajuela. Él me dijo ‘no estoy preparado’. Respondí ‘ok, está bien. Bye’ y se acabó”, reveló Luz Elena González.

Detalló que aunque estaba muy enamorada de Rafael Amaya, quien era un año y medio menor que ella, no volvió a tener contacto con él, pese a que la buscó en dos ocasiones.

Sin embargo, la única vez que se encontraron en un evento público, él la ignoró: “Lo vi y no me saludó, se pasó de largo. No lo saludé yo tampoco”.

Luz Elena González también recordó cómo nació su noviazgo con el actor, con quien comenzó a andar cuando tenía 23 años, y destapó dónde se dieron su primer beso.

“Conocí a Rafa porque tenía una novia que era mi vecina. Termina con una novia que tenía y nos encontramos en un torneo de golf, que hizo Televisa, después nos volvimos a ver un antro, fui a bailar con mi prima y lo vi, se quedó bailando conmigo y dije ‘qué niño tan lindo’. Esa noche fue como el clic. Me dio un beso y dije ‘Dios mío, de aquí soy’. Nunca me habían besado tan bonito en mi vida”.