/307362/snapshot1556040383165.jpg
Ver video

"Aquí para poder comer, tienes que prostituirte": Mhoni Vidente al recordar su adolescencia

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

La famosa cubana también relató cuándo comenzó su transformación de sexo

"Aquí para poder comer, tienes que prostituirte": así recordó Mhoni Vidente la dura adolescencia que vivió en su natal Cuba al lado de su abuelita.

La vidente confesó en ‘A Corazón Abierto’, del programa Hoy, que su vida no fue nada sencilla y que incluso a los 15 años tuvo que estar con varios hombres para ganar dinero y así poder solventar los gastos de su hogar.

“Yo a los 15 años me empiezo a prostituir. No con todo mundo, porque siempre he sido muy lista, pero conocía a chavos que tenían como 20 o 21 años que eran franceses, españoles porque venía mucha gente de Europa y pues te metías con ellos. Pasabas cinco días con ellos y te daban 100 o 200 dólares que era una millonada en Cuba”, declaró.

Mhoni Vidente indicó que un año después comenzó su transformación física, cuando decidió aumentarse el tamaño del busto, hecho que aplaudió su abuelita, quien fue parte fundamental en su vida.

La cubana narró que hoy es la mujer que es gracias a la crianza que recibió de su abuela, quien la apoyó incondicionalmente e incluso abogó por ella en la escuela, donde les pedía a las maestras que la llamarán ‘Mhoni’ y no Rafael, nombre natal de la vidente.

“Desde chiquita tenía toda la tendencia de ser mujer (...) Voy con mi abuelita a la escuela y le dice (a la maestra): ‘Dígale Mhoni y trate de decirle que es mujer’ (…) Mi abuelita me preguntó a los 13 años: ‘¿Qué te gustan, los hombres o las mujeres?’. Yo respondí que los hombres y jamás me volvió a preguntar”, detalló.

Además de luchar para que desde niña fuera identificada como mujer, Mhoni Vidente relató que su madre murió cuando ella tenía dos años de edad víctima de cáncer en la matriz y que pese a que su papá era mexicano, ella pasó gran parte de su vida en Cuba.

Mira la galería de Carlos Gascón, un hombre que al igual que Mhoni Vidente decidió convertirse en mujer