Pablo Lyle: Jueza hace modificaciones en el arresto domiciliario del actor

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor mexicano deberá presentarse ante la Corte de Miami en marzo próximo

El proceso legal de Pablo Lyle continúa. Este martes 22 de enero, la defensa del actor se reunió nuevamente con la jueza Marlene Fernandez-Karavetsos, quien dictaminó que será hasta marzo cuando se conozca la decisión de las autoridades. Sin embargo, en esta reunión se dieron a conocer algunas modificaciones en el arresto domiciliario del intérprete.

Y es que a partir de ahora, Pablo podrá transitar libremente por las calles de Miami sin ninguna limitante de tiempo, a diferencia de lo que ocurría meses atrás, cuando el galán debía cumplir con un horario para permanecer en casa.

De acuerdo con los abogados del actor, la única condición que persiste por parte de las autoridades de Miami es el uso del dispositivo electrónico de geolocalización.

“Pablo ahora, de los que tienen monitor, puede salir de la casa, puede hacer lo que él necesite y a la hora que sea (…) Él debe quedarse en su casa, él debe mantener su residencia en esa casa por decisión de la jueza, pero no tiene ninguna otra restricción”, mencionó el litigante.

Con respecto a la petición de volver a México para trabajar y solventar los gastos de su familia, los abogados del histrión señalaron que ésta había sido negada nuevamente, por lo que continuará viviendo en casa de su cuñado mientras se resuelve su proceso legal. “Por órdenes del juez y porque además no tiene otro lugar donde quedarse”.

Finalmente, se dio a conocer que Pablo Lyle visitará la Corte el próximo 20 de marzo, fecha en la que se verificará el proceso de apelación de la última audiencia realizada por el juez Alan Fine.

El proceso legal de Pablo Lyle inició el 31 de marzo de 2019, cuando el actor se vio implicado en un incidente de tránsito con un hombre de origen cubano de nombre Juan Ricardo Hernández.

Tras el puñetazo que el actor le propició, el sujeto quedó inconsciente en plena vía pública, mientras que Pablo Lyle se dio a la fuga en compañía de su familia. La agresión provocó que el hombre de la tercera edad sufriera un derrame interno y contusiones, las cuales le provocaron muerte cerebral, razón por la que su pareja e hijos optaron por desconectarlo, agravando e la situación legal del actor.