Enseñemos a nuestros hijos que las cosas más valiosas de la vida no se pueden comprar

La psicóloga María Amelia Aguilar habla de la importancia de educar con los valores que realmente importan para ser felices
Por: Televisa Digital
placeholder
María Amelia Aguilar: ¿Cómo ser mamá y maestra al mismo tiempo sin morir en el intento?
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Una de esas lecciones más valiosas de la vida, que parece haberse quedado perdida en el mundo consumista en el que vivimos, es que las cosas más importantes y valiosas no se pueden comprar.

Y nuestros retos ante esto, como padres de familia, parecieran ser cada día más difíciles, ya que nuestra labor es enseñarles a nuestros pequeños qué es lo realmente valioso, enseñarles lo que está bien y lo que está mal, al igual que lo que realmente da la felicidad.

Desgraciadamente, una de las mayores preocupaciones de los padres en los últimos tiempos es la compra de teléfonos móviles, tablets o cualquier otro tipo de dispositivo electrónico para sus hijos, que sean capaces de mantener su atención y actuar como sus "mejores amigos".

Eso, desafortunadamente, termina convirtiéndolos en personas que erróneamente valoran a los demás por lo que tienen y no por quiénes son, y terminan convirtiéndose en adultos consumistas y críticos, que valoran a otras personas en función de sus ganancias y se distancian de cualquiera que no valore los bienes materiales por encima de otras cosas.

Por eso debemos pensar si en verdad lo estamos haciendo bien. Con el tiempo, aprendemos que las mejores cosas de la vida se pueden experimentar con o sin dinero; el amor a la familia, la lealtad de los amigos, la sabiduría de vivir en paz con nosotros mismos y la felicidad de las personas que nos rodean.

Son lecciones de gran valor, que por desgracia muchos aprenden demasiado tarde, pero cuanto antes les podemos transmitir esto a nuestros hijos, más les ayudaremos a vivir con paz en su corazón, acumulando riqueza emocional y espiritual, que es más valioso que todo el dinero del mundo y lo van a agradecer por siempre.