Experto explica qué son los picos de crecimiento en bebés, que causaron preocupación en Sherlyn

facebook

twitter

whatsapp

Email

En entrevista exclusiva, un pediatra revela cómo se puede detectar este proceso en un recién nacido y por qué es importante identificarlo

En días recientes, Sherlyn compartió uno de los momentos más difíciles que ha vivido en su nueva maternidad, pues sintió una gran preocupación al notar algunos cambios en el pequeño André, su recién nacido de casi dos meses de edad.

“Yo no sabía qué eran los picos del crecimiento, hasta que un día André no podía dormir, quería comer como cada media hora, lo arrullaba y no se dormía. Lloraba mucho, estaba inquieto y yo me estaba volviendo loca”, confesó en su cuenta de Instagram.

No obstante, luego de que le explicaran qué eran éstos y cómo podía diferenciarlos de otras irritabilidades que podría tener el pequeño, la protagonista de ‘Amores Verdaderos’ recobró la calma.

Si tú, al igual que Sherlyn, te acabas de convertir en mamá, podrías vivir la misma experiencia, pues estos picos de crecimiento ocurren en los bebés desde su nacimiento. Así que a continuación te decimos todo lo que tienes que saber al respecto.

En entrevista para Las Estrellas, el médico pediatra Carlos Aboitiz reveló que estos picos suelen durar de dos a tres días, y desaparecen durante la etapa de recién nacido, principalmente en los primeros días en casa.

El experto agrega que, incluso, pueden presentarse de forma ocasional durante los primeros seis meses y hasta un poco después.

Asimismo, desarrolla que durante estos periodos los recién nacidos suelen mostrarse irritables, pues hay un aumento de la demanda de alimento debido a un periodo de crecimiento rápido del niño.

"Suele ser desgastante sobre todo para aquellas mamás que están dando seno materno, ya que el niño demanda comer de forma frecuente y eso puede hacer que la mamá sienta que no tiene una adecuada producción de leche. El niño suele estar inquieto, duerme menos y generalmente está irritable", expone Aboitiz sobre las dificultades que experimentan tanto el bebé como la madre.

Pero, ¿cómo puedo detectarlos?

"Es muy sencillo, si el bebé se tranquiliza cuando come, se trata de un brote de crecimiento", asegura el pediatra, quien enfatiza que no se trata de un signo de dolor por parte del pequeño, sino que con el llanto da a entender que tiene hambre.

Aboitiz comparte que el único síntoma es el llanto, sin embargo, ocasionalmente se puede percibir que el bebé duerme menos, está más apegado con su mamá y quizá algo más irritable. "Fuera de esto es un niño totalmente normal".

Y aunque esto podría confundirse con otros padecimientos, la clave, de acuerdo con el pediatra, radica en que esta irritabilidad desaparece cuando el pequeño come.

De igual manera, Aboitiz recalca que en esta etapa la lactancia materna es fundamental: "Debemos de entender que este es un evento normal. (Los picos) son muy comunes, de hecho es muy común que los niños sanos y con crecimiento sano presenten este tipo de eventos".

Finalmente, el médico, quien también cuenta con una especialidad en cardiología pediátrica, hace hincapié en que estos picos son parte esencial del crecimiento adecuado de los niños, sobre todo de los recién nacidos, por lo que invita a las mamás primerizas a confiar en que están haciendo un buen trabajo.

"Es importante tranquilizar a la mamá que es quien más se afecta con esto, ya que genera sensaciones de inseguridad respecto a la producción de leche y a los cuidados que esta teniendo con su bebé. El bebé no se afecta en lo más mínimo", concluye, no sin antes sugerir que la comunicación entre el pediatra y la madre es indispensable, pues este le informará de todas las etapas que está viviendo el bebé, y de las que están por venir.