Anastasia Dulgier / Unsplash<br />

Anastasia Dulgier<br />

¿Por qué amo la astrología?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

AstroTony, nuestro nuevo especialista en horóscopos, narra cómo pasó de ser un escéptico a un ferviente creyente de la mística de los astros

Con esta nota hago oficial mi presentación: mi nombre es Antonio Montaño, tengo 27 años, soy daltónico, risueño y disfruto mucho caminar. Llevo varios años leyendo e instruyéndome en temas relacionados con la astrología, lo que me llevó a crearme una especie de “alter ego” que lleva el nombre de AstroTony. Me da mucha ilusión compartirles que a partir de ahora podrán leer contenido práctico y fácil de entender, si de astrología, horóscopos y signos del zodiaco se trata. Trataré de resolver todas sus dudas, de explicarles la diferencia entre el ascendente y el signo lunar, de clarificar si Aries es compatible con Capricornio o de definir cómo nos afecta a cada uno de nosotros un eclipse o la retrogación de Mercurio.

¿Cómo llegué a ser AstroTony? El inicio de esta historia coincide con mi cumpleaños número 18. Por cierto, nací un 25 de mayo de 1992, lo que me convierte en un Géminis hecho y derecho. Al llegar a la mayoría de edad, me enfrenté a una fuerte crisis de identidad.

Como buen Géminis, soy una persona sumamente adaptable y que llega a mutar dependiendo del contexto en el que me encuentre. Identificaba muy bien mi comportamiento con mi familia. Con mis amigos. Con mis compañeros de trabajo. Pero ¿qué pasaba cuando me aislaba socialmente? No podía definir mi personalidad. Para mi fortuna, se me cruzó una oportunidad de viajar solo. Asimismo, una amiga me recomendó leer sobre astrología. En concreto, leer sobre mi signo zodiacal. Y eso fue lo que hice la mayor parte del tiempo durante mi viaje.

Al irme educando en estos temas, me percaté que me identificaba con las características que se utilizan para describir a un Géminis: comunicativo, inquieto, curioso, versátil y de naturaleza dual. Estas cualidades que encontraba en libros y que lograba percibir en mí, despertaron más ganas de seguir investigando. Fue así que descubrí la existencia del ascendente, del signo lunar, de las casas, de la carta astral… ¡Vaya sorpresa con la cual me fui a topar! Todo lo que leía parecía ser una descripción de lo más meticulosa de mi persona. Mis miedos, mis pasiones, mis relaciones, todo estaba ahí detallado.

Acto siguiente, me hice de una pequeña selección de libros de astrología que ha crecido con los años. Me inscribí a cursos. Me relacioné con gente con estudios más avanzados. Me dediqué a leer blogs. Me entregué por completo a este mundo místico, el cual me abrió las puertas a otras ramas y disciplinas como la lectura del tarot y la numerología.

Si buscas información que sea útil y oportuna, fácil de digerir y didáctica, te invito a leer mi contenido. Con la esperanza de que despierte en ti la misma curiosidad que surgió en mí hace nueve años y que encuentres en la astrología una herramienta de autoconocimiento y crecimiento personal, profesional y emocional.