Hija de Alejandro Fernández revela que su papá mandó construir un refugio para el fin del mundo

facebook

twitter

whatsapp

Email

Camila Fernández aseguró que no la dejan decir dónde se encuentra ubicado el ‘búnker’

En medio del confinamiento que se vive como consecuencia de la propagación del virus que tiene en emergencia sanitaria a México y otros países del mundo, Camila Fernández reveló que Alejandro Fernández mandó construir un refugio para resguardarse ante un panorama apocalíptico.

Aunque la familia pensó que el día en que tendrían que requerir del ‘búnker’ nunca llegaría, es en el lugar, ubicado en algún recóndito lugar de Guadalajara, donde la familia Fernández está pasando la cuarentena.

“Mi papá hizo un refugio por si el mundo se acababa y nosotros dijimos: ‘jajaja, nunca lo vamos a usar’ y, al parecer sí. Está en medio de la nada, no me dejan decir ni siquiera en dónde es, pero está lejos de todo”, contó la hija de ‘El Potrillo’ en un programa de espectáculos.

Pese a la incertidumbre que invade a muchos mexicanos sobre el tiempo que durará el distanciamiento social, Camila compartió que cada miembro de la familia está disfrutando al máximo la convivencia y que procuran no enfocar sus pensamientos en las malas noticias.

“Nos hemos disfrutado al máximo todo este tiempo juntos. Procuramos estar bien, no caer en las malas noticias o en las malas vibras, no dejamos que nos afecten y nos enfocamos más en tu salud mental”, declaró la nieta de Vicente Fernández.

“Sí nos llegó un momento en el que estábamos todos desesperados, que no sabíamos qué hacer, como todo mundo, que eso es humano, o sea, se vale sentirse así”.

Camila destacó que intenta aprovechar al máximo la estancia con su familia y considera que las medidas impuestas por las autoridades de salud no son tan drásticas o al menos no las ha sentido así pues hace un tiempo estuvo meses inmovilizada como consecuencia del accidente que tuvo al caer de un trampolín.

“No nos están pidiendo algo del otro mundo, nos están pidiendo que nos quedemos en casa, siento que es lo mejor, más porque yo ya pasé siete meses en una cama, sin moverme, así que estoy aprovechando a full a mi familia”.