Jenny García, del programa Hoy, se sincera como nunca antes a días de que dio a luz

facebook

twitter

whatsapp

Email

La nueva mamá platicó en exclusiva con Las Estrellas sobre sus primeros días junto a Luca

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Ni las desveladas, dudas, miedos y culpas que sacuden a todas las mamás primerizas ensombrecieron la mirada y la sonrisa sincera con las que Jenny García reaparece en una de sus primeras entrevistas a poco más de una semana de dar la bienvenida a su primogénito, Luca.

La entrañable coreógrafa del programa Hoy platicó en exclusiva con Las Estrellas sobre lo retador que han sido los primeros días de maternidad pues, confiesa, además de los estragos físicos de la cesárea y la lactancia, los cambios de ánimo típicos del 'baby blues' (alteraciones en el estado de ánimo) le pagaron duro.

"Estoy bien, en lo que cabe, creo que el 'baby blues' me pegó muy fuerte, he llorado todos los días, pobre de Fer, mi señor, ya no me aguanta, siempre me dice 'mi amor, no llores, lo estás haciendo muy bien', pero creo que sí me pegó un poquito fuerte porque, no sé, es un cambio muy fuerte para mí en todos los sentidos, físicamente, mentalmente", compartió.

Confiada en que la mezcla de sentimientos corresponde a una etapa pasajera, la experimentada bailarina de 36 años de edad irradia amor por el nuevo integrante de la familia a quien contempla como algo tan frágil que, como buena madre, resguarda con todos sus sentidos en todo momento.

"Obviamente amo a Luca, lo veo, porque hay personas que me dicen que les ha dado y no pueden ver ni al bebé, yo no, lo veo, lo amo, es lo mejor que me ha pasado en la vida pero me agarra por llorar, cuando no sé qué es lo que tiene cuando llorar, empiezo a cuestionarme si soy buena mamá; en la noche no duermo por ver si respira. No es nada fácil pero creo que es la tarea más fregona en esta vida. Tenerlo aquí es irreal, es mi muñeco, lo visto, lo cambio, lo peino, lo veo, creo que es la sensación más hermosa de este mundo", resaltó.

Jenny García se mantiene con actitud positiva tomando lo mejor de la experiencia, tomada de la mano en todo momento de su pareja, Fernando, quien ha sido su mayor soporte en estas casi dos semanas de cambios tan radicales.

"Hay que verle las cosas positivas a las cosas feas que nos pasan y eso lo he aprendido de mi señor cuando yo me estoy cayendo, cuando estoy de 'es que no puedo', me dice 'Sí puedes porque eres una gran mamá', hay que echarle ganas y todas pasamos por lo mismo".

Son muchas las cosas nuevas a las que se enfrenta con dudas y temores, pero Jenny García tiene claro el amor por su hijo por quien luchara contra viento y marea para formar como un hombre de bien y feliz: "Igual no seré la mamá perfecta pero si voy a ser la mejor mamá para Luca, le voy a dar todo mi amor, lo voy a enseñar a vivir... a que trascienda a que conozca. Quiero enseñar a Luca, de la mano de Fer, a que sea un gran hombre, a tratar a las mujeres, y sobre todo a que sea feliz".