José Eduardo Derbez destapa el accidente que sufrió en su casa: “Estaba llena de sangre mi cara”

facebook

twitter

whatsapp

Email

El hijo de Eugenio Derbez confesó que se espantó mucho cuando despertó y vio que sus manos estaban llenas de sangre tras tocarse la cara

Hace unos días, Alessandra Rosaldo compartió en su canal oficial de YouTube algunos fragmentos de la entretenida plática que sostuvo con Vadhir y José Eduardo Derbez, siendo este último quien los sorprendió con la revelación del accidente que sufrió en su casa a causa de sus mascotas.

El destape ocurrió cuando la vocalista de Sentidos Opuestos quiso saber si aún vivía con él ‘Boris’, el puerquito que adoptó como mascota junto a su exnovia Bárbara Escalante en 2018.

“Sí, aún está Boris conmigo. Tengo dos gatitos y un puerco (…) pero y yo ya no me llevo bien con ninguno de los tres (…) pero los mantengo y los cuido”, contó.

Ante la cara de incredulidad de su madrastra y su medio hermano, el hijo de Eugenio Derbez y Victoria Ruffo se sinceró y les contó del accidente que tuvo una madrugada.

“El otro día, me acuerdo perfecto porque apenas adopté a Nina, que es la gatita chiquita, mientras que la Beba (su otra gata) ya tiene como 14 años conmigo, entonces, en la tercera noche que estaba Nina aquí, se dormían los tres conmigo, y se empezaron a pelear las dos gatitas, pero una brincó y me arañó toda la cara”, reveló.

De acuerdo con el actor, el rasguño que le causó una de sus gatas de inmediato lo despertó, y al llevarse las manos a la cara, descubrió que estaban llenas de sangre, lo que lo asustó aún más. “Entonces prendí la luz, yo estaba dormido, me toqué y estaba llena de sangre la cara”, detalló.

Finalmente, José Eduardo aseguró que todo se había tratado de un susto, pues al lavarse la cara, descubrió que solo habían sido tres rasguños. Sin embargo, precisó que desde entonces, ya no se lleva bien con ninguna de sus dos gatas.

“Me paré al baño en friega, espantado… Me eché agua y no era gran cosa, nada más eran tres rasguñitos con sangre bien escandalosa, entonces salí de mi cuarto y les dije ‘oigan, no chin****, de esto (mi cara) tragan ustedes (…) desde entonces cada una duerme a parte”, sentenció.