Lis Vega habla como nunca antes de su adicción a la cocaína

facebook

twitter

whatsapp

Email

La bailarina contó que su contacto con las drogas comenzó cuando tenía 13 años

Con la sinceridad que la caracteriza, Lis Vega habló de la dependencia que durante mucho tiempo tuvo con la cocaína, droga que comenzó a consumir a los 13 años y dejó en el año 2000 cuando se hizo campeona de fitness en México.

"Yo empecé muy chica, empecé a los 13 años, con un padre alcohólico, con un sinfín de personas alrededor mío que lo tenía ahí y un sinfín de inseguridades, y un sinfín de miedos, ¿a dónde acudes? a lo más fácil”, declaró la bailarina en entrevista con Gustavo Adolfo Infante.

Contó que dejó la sustancia por voluntad propia y aunque vive al máximo, siempre con la filosofía de hacer lo que se le antoje, reafirmó que tiene claro que la cocaína es algo que definitivamente quiere lejos de su vida.

“Siempre fui de la idea de que la cocaína es el demonio, es el diablo. Yo no digo nunca, nunca porque mientras estés vivo tienes que hacer lo que se te antoje, tienes que hacerlo y no puedes planear tu vida, tienes que vivir solo por hoy, pero no lo quiero, es algo que verdaderamente no quiero en mi vida, la cocaína”, aseguró la bailarina.

Compartió que nunca ha dejado de fumar marihuana, aunque, aclaró, que consume de uso medicinal para controlar su ansiedad.

“Que, si bien, yo ahorita me puedo echar un churro, no sé, yo creo que ya soy una mujer de 42 años. Sí (fumo marihuana) de vez en cuando sí, aquí en México no porque esta prohibido, pero bueno en Los Ángeles. Yo nunca he dejado de fumar mota, porque por lo demás yo fumo una mota que es medicinal que me la mandan de California”, contó.

La vedette reconoció que aunque logró salir de su adicción a la cocaína sola, siempre es bueno contar con el apoyo de personas con las que puedas hablar de tus problemas y buscar ayuda desde un principio, cosa, que lamentó, ella no hizo.

"Por eso siempre es bueno tener a una persona que te saque adelante, con quien platicar porque muchas veces por miedo al rechazo de los padres nos metemos más en un agujero de oscuridad y no, yo creo que hay que hablar desde el principio, cosa que yo no hice y buscar ayuda desde un principio”.