Con divertidas fotos, Michelle Renaud celebra que Marcelo ya no tiene yeso: “mi guerrero hermoso”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz agradeció la preocupación que sus fans mostraron por su hijo

Michelle Renaud compartió un par de imágenes en sus redes sociales para celebrar que su hijo Marcelo ya no tiene yeso, luego de que hace unos días el pequeño desató las alarmas de los más de 3 millones de seguidores de su mamá al aparecer con el bracito lesionado.

A través de sus historias de Instagram, la protagonista de ‘La reina soy yo’ publicó dos fotografías en las que mostró el antes y el después de Marcelo, quien, como ya es costumbre, enterneció a los internautas con su inigualable carisma y haciendo señas de amor y paz.

Aunque el confinamiento a causa de la pandemia de coronavirus ha comenzado a relajarse en algunas aspectos, los protocolos de seguridad continúan y Michelle Renaud es consiente de ello, pues en las instantáneas Marcelo aparece con su respectivo cubrebocas.

“Les quiero contar que mi pedazo de amor ya no tiene yeso”, escribió sobre las imágenes. “Gracias a todos lo que han estado al pendiente de mi guerrero hermoso”.

En entrevista exclusiva con Las Estrellas, la pareja de Danilo Carrera contó que la lesión que Marcelo sufrió en el brazo no fue de gravedad pero que optaron por enyesarlo para que se sintiera más seguro en el viaje que realizarían a la playa.

“No le pasó nada grave, se fisuró un poquito el codo, porque se cayó y como que se torció. No fue nada grave, pero le enyesamos porque como iba a estar en una alberca el doctor nos dijo que así podía hacer todo sin lastimarse”, reveló.

El inmenso amor que Michelle Renaud tiene por su hijo ha quedado inmortalizado en innumerables posteos que la estrella de televisión ha compartido en redes sociales, siendo muestra de ello el más resiente mensaje que le dedicó, en el que expresó lo mucho que ha aprendido de él y lo orgullosa que está.

“Este bebé desde que nació me enseña algo nuevo todos los días y ahora con su yeso me demostró que los obstáculos siempre son mentales, yo estaba preocupada que la pasara mal con el yeso y él en cambio decidió sacarle todo el provecho y no dejo de hacer nada por traerlo, al contrario, se sentía más fuerte y orgulloso de sí mismo por lograrlo todo.

"Aprendió a nadar, lo revolcaron olas, jugó fútbol y se cayó y se levantó mil veces. Es mi claro ejemplo de cómo el que quiere puede sin importar las dificultades que nos presente la vida”, concluyó.