Montserrat Oliver comparte tierna foto con su prometida Yaya: “Falta mucho camino por recorrer”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora mostró lo enamorada que se encuentra en el marco del Día Internacional contra la homofobia

Montserrat Oliver se encuentra plena al vivir un idilio de amor con su ahora prometida Yaya, con quien vive momentos especiales.

A través de su cuenta de Instagram, la presentadora de Unicable compartió una fotografía en la que aparece besando a su pareja con mucho afecto.

“A veces creemos ya estar del ‘otro lado’ pero aún falta mucho camino por recorrer”, dijo en su cuenta de Instagram.

La instantánea logró más de 46 mil “me gusta”, generando una conversación de casi 400 comentarios en los que se destacó la dulzura que proyecta la pareja.

En esta ocasión, las estrellas del espectáculo se mostraron muy activas y mostraron de qué manera les conmovió esta imagen.

La modelo Tania Ruiz fue una de las primeras en comentar: “Qué hermosa foto”; Martha Cristiana comentó: “Las amo”, entre otras celebridades que mostraron la ternura que les dio la publicación con emojis de corazones.

Por su parte, los fans quedaron complacidos por la forma en la que Montserrat dejó ver uno de los momentos más especiales que ha vivido con su pareja.

“Lo más hermoso”, “linda foto, se nota el amor”, “El camino es infinito, jamás terminaremos de recorrerlo”, “les mando un fuerte abrazo desde Perú”, entre muchos más.

Con esta publicación, Montserrat Oliver también se pronunció al Día Internacional contra lo homofobia que se celebró el pasado domingo 17 de mayo.

Esta fecha, que se conmemoró el pasado fin de semana, se enfoca en la denuncia de los actos de discriminación, violencia y represión contra las personas homosexuales, transexuales y bisexuales en todo el mundo, así como para realizar acciones que promuevan sus derechos civiles a través del diálogo con los medios, las autoridades y la sociedad civil.

Esta fecha se eligió porque el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró a la homosexualidad de su Clasificación Internacional de Enfermedades, donde estaba catalogada como una afección mental.