Verónica Montes, actriz de ‘Papá a toda madre’, revela por qué se quitó los implantes de seno

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz también compartió algunos de los malestares que presentó antes de darse cuenta que su cuerpo estaba rechazando los implantes de seno

Verónica Montes, una de las villanas más queridas de la televisión mexicana, abrió su corazón y en entrevista con el programa Hoy reveló las razones que la hicieron recurrir al bisturí para remover los implantes de seno que le fueron colocados desde hace más de 10 años.

“Me puse a los 18 años implantes (…) no tuve conciencia y le dije al doctor ‘ponme lo que pienses’ y me los puso muy grandes. Cuando ya pasaron unos años, me dio una alergia por el implante y el doctor me los cambió; me dijo que me iba a poner hipoalergénicos”, contó la peruana.

De acuerdo con la villana de ‘Papá a toda madre’, este cambio de implantes ocurrió hace año y medio, y aunque destacó que en un principio se sintió bien, pero en cuestión de días surgieron nuevas molestias en el cuerpo.

“El implante se pegó mucho al músculo, me molestaba, me dolía y no podía levantar los brazos, no podía acostarme boca abajo, no podía hacer mil cosas… Con el ejercicio no podía levantar pesas de brazo, entonces, sí me dolía mucho”, agregó la intérprete de 'La Condesa' en 'El Señor de los Cielos'.

Fueron precisamente estos malestares los que la hicieron visitar nuevamente al médico, pero esta vez, para pedirle que se los removiera, pues los dolores también la hicieron pensar lo peor.

“Entonces me dije: ‘mi cuerpo me está diciendo que no necesito implantes y que los saque’ (…) Yo sí le preguntaba al doctor, (pensé que) esto es otra cosa; me hice exámenes, todo y resultó que era implante… (Pensé que era cáncer de mama), me dio mucho miedo”, puntualizó.

Previo a estas declaraciones, Verónica Montes compartió con sus seguidores de Instagram que tomar la decisión de remover sus implantes fue muy difícil, pues los estereotipos y estándares de belleza que le piden en su profesión son bastante exigentes.

“No fue una decisión fácil, pero hoy no me arrepiento de haberla tomado, soy feliz como soy, como es mi cuerpo, sin molestia, sin dolores; soy feliz con el tamaño que tienen mis pechos, del que ellos decidieron ser”, expresó la actriz, de 30 años.

De igual forma, envió un mensaje para todas aquellas personas que tiene implantes o que desean pasar por una operación para hacer crecer sus senos.

“Si alguna de ustedes tiene implantes y siente molestias, por favor, vayan al doctor, escuchen a su cuerpo, yo no puedo decirles que se operen, que no se pongan, que no se quiten, pero les puedo dar un consejo con mucho cariño, no dejen que los estereotipos de belleza que vemos nos afecten… Seamos como seamos hay que sentirnos bellas y plenas, la belleza no debe doler, seamos libres y evolucionemos”, puntualizó.