A veces creemos que la vida dice 'no', pero en realidad nos está diciendo 'espera'

La psicóloga María Amelia Aguilar expone la importancia de tener paciencia para esperar a que lo que anhelamos suceda
Por: Televisa Digital
placeholderLead
Instagram:@mariaameliaaguilar
En fotos: Conoce a María Amelia Aguilar, la nueva pareja de Raúl "El negro" Araiza
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A veces creemos que la vida nos niega aquello que deseamos, cuando en realidad nos está diciendo “espera, va a llegar, aunque tal vez no como lo pensabas". ¡Incluso puede ser que hasta mejor! Lo que pasa es que nos cuesta aceptar que cada situación y cada acontecimiento tienen su tiempo, y que no todo puede suceder en el momento que esperábamos.

Hemos crecido normalizando la idea de “quiero esto y lo quiero ya”, entonces cuando tenemos que esperar a que llegue lo que anhelamos, nos frustramos y nos damos cuenta que cada deseo tiene su tiempo y que con las prisas, lo único que hacemos es desilusionarnos a nosotros mismos.

Debemos enfocarnos en vivir en el aquí y el ahora y esforzarnos en trabajar en la paciencia, porque la vida se vive tal como es.

Espera: todo pasa, todo llega y todo se transforma

Lo cierto es que cuando decimos "espera, todo llega", aunque esto requiere de un gran ejercicio de autocontrol, al que no estamos acostumbrados. Por eso, cuando la espera se vuelve larga, empieza la terrible ansiedad, el estrés y hasta depresión por la terrible falta de herramientas para saber afrontarlo.

A esto se le llama INTOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN, algo que se debería practicar desde que somos niños, ya que hoy en día, los padres de familia, con tal de no escuchar el llanto del los pequeños, les sacian su necesidad inmediata y esto es terrible, ya que el daño se va reflejando y se acumula hasta que son adultos.

Dar tiempo al tiempo nos ayuda a tolerar la frustración

Aquello que de verdad merece la pena requiere un gran esfuerzo y una enorme capacidad de espera y sacrificio, que a veces nos derrota emocional y físicamente. No alcanzamos a entender porqué no ha llegado. No obstante, esto conlleva grandes aprendizajes emocionales que nos quedan para toda la vida, como por ejemplo: