Foto: Istockphoto

Remedios caseros para combatir la afonía

facebook

twitter

whatsapp

Email

En época de frío son comunes las enfermedades en vías respiratorias, a veces provocan la pérdida de la voz. ¡Mira estos remedios para combatirla!

La afonía es la pérdida total o parcial de la voz e impide emitir sonidos, por lo regular afecta a las personas que usan su voz como herramienta principal de trabajo, elevando el tono por encima durante largos periodos, como es el caso de los cantantes, locutores, actores o profesores.

Las principales causas de la afonía son fisiológicas como la ruptura del nervio laríngeo recurrente, una cirugía en la laringe o en la glándula tiroides. También puede ser provocada por el consumo excesivo de tabaco y/o alcohol.

Los cambios bruscos de temperatura y beber líquidos que estén excesivamente fríos pueden inflamar las cuerdas vocales y tener pérdida de voz.

También las enfermedades de vías respiratorias como laringitis, amigdalitis, faringitis y alergias pueden causar efectos secundarios como la afonía.

No se descarta el origen psicológico y puede estar relacionado a trastornos del estado de ánimo como el estrés, ansiedad o depresión que puede afectar la tensión muscular de la laringe.

Algunos de los mejores remedios caseros para combatir la afonía son:

Té de canela con limón y miel. La miel es un antihistamínico natural que ayuda a combatir las bacterias acumuladas, en caso de infección ayudará a erradicarla. Se recomienda tomarlo antes de acostarse.

Agua caliente con limón. La vitamina C del limón combate la afonía debido a sus propiedades antisépticas. Bebe un vaso de agua caliente con jugo de limón durante el día.

Té de jengibre. Toma una infusión de jengibre junto con unas gotas de limón y miel. Si lo prefieres, puedes chupar solo un trozo de su raíz.

Jarabe de cebolla. Pon a hervir dos cebollas en medio litro de agua durante 15 minutos, pásalo por un colador y añade dos cucharadas de azúcar morena. Toma sorbos durante el día. Actúa como antibacteriano.

Durante la época de frío o en cambios bruscos de temperatura protege tu garganta, no olvides tapar nariz y boca. Siempre es mejor prevenir que curar.

Fuente: Mundo Asistencial