Ver video

Raúl Araiza exige que Alfredo Adame se disculpe con Andrea Legarreta y dice: “Estuvo fuera de tono”

facebook

twitter

whatsapp

Email

El conductor indicó que las declaraciones del actor estaban fuera de lugar

Luego de que Andrea Legarreta se defendiera de los insultos y difamaciones que Alfredo Adame hizo en su contra en la última edición de una revista de circulación nacional, la conductora recibió el respaldo de sus compañeros del programa Hoy, en especial de Raúl Araiza.

En entrevista con Reforma, el protagonista de la serie ‘Alma de ángel’ detalló que las declaraciones hechas por el actor están fuera de lugar e incluso dejó entrever que lo mejor que podría hacer Adame es ofrecerle una disculpa a la también actriz.

“Yo espero que él le pida una disculpa, si no, va a quedar como algo muy feo que se suma a este movimiento terrible que hay en contra de la mujer. Fueron fuertes las declaraciones que hizo Alfredo. Me llevo bien con él, pero yo creo que es muy fuerte y estuvo fuera de tono, no era el momento”, detalló Araiza.

Destacó que Andrea Legarreta sabe que puede contar con su apoyo y cariño en esta clase de situaciones, ya que tanto a ella como a su compañera Galilea Montijo les tiene un aprecio muy especial por todos los años que han compartido juntos al aire.

“Yo apoyo en todo a Andrea, es alguien a quien yo amo del medio, al igual que a Galilea (Montijo). Han sido dos mujeres muy importantes en mi vida y creo que se les debe de respetar”, destacó.

Al igual que Raúl Araiza, Erik Rubín respaldó a su mujer, quien se defendió de las declaraciones de Alfredo Adame el pasado martes 27 de agosto durante el programa ‘Hoy’. Ahí, Andrea Legarreta destacó que estaba cansada de los comentarios del actor, a quien acusó de ejercer violencia de género no solo en su contra sino incluso contra la madre de sus hijos.

“Hoy en una publicación decidieron dar a conocer una serie de declaraciones deleznables por parte del señor Alfredo Adame, que además de difamatorias generan un clima de violencia que es innecesario (…) Cada una de esas palabras solo buscaban herirme, herir a mi familia, mi reputación y ensuciarme (…) Nadie me ha regalado absolutamente nada. Trabajo desde que tenía 8 años de edad y no he tenido la necesidad de que nadie me regale nada y mucho menos por hacer las cosas que el señor comenta que hice, entonces con la cabeza en alto”, sentenció.