Américo Garza enfrenta a familia de Karla Luna: “El lugar de mis hijas es conmigo, no con ellos”

facebook

twitter

whatsapp

Email

El empresario aseguró que la familia de Luna quería quedarse con sus hijas, destacando que tras la muerte de su ex le pidieron dinero

Luego de que la familia de Karla Luna reviviera con un audio la polémica entre las famosas Lavanderas y el triángulo amoroso que protagonizaron hace años, Américo Garza, exesposo de la lavandera morena, y actual marido de la ‘comadre güera’, rompió el silencio y por primera vez contó por qué no les permite a sus hijas ver a sus abuelos.

“Sí, sí las han visto dos veces en el centro estatal (de Monterrey), pero no es por culpa mía. Desde el día que falleció Karla, yo me enteré, le hablé a su hermana (…) fui al hospital y ahí estuvimos platicando un ratito de la situación; les dije que iba a ira a recoger a mis hijas a su casa (…) eran las 10 de la noche y cuando yo llegué, llegó toda la familia (…) sí se puso muy tenso el asunto”, contó en entrevista con Gustavo Adolfo Infante, para el programa De Primera Mano.

El empresario reconoció que si bien es cierto que con Karla Luna ya había hablado del destino de sus hijas en caso de que ella falleciera a causa del cáncer, también dijo que había acordado con su ex que iban a estar con él.

“Sí hablé con Karla anteriormente de eso (…) Dos meses antes (…) me habló, nos pedimos perdón, fue un perdón sincero, así lo sentí yo. Tocamos el tema de las niñas (…), ahí me comentó que si a ella le pasaba algo, no quería que sus hijos se separaran y yo le dije que no tenía problema con eso (…) que de mi parte no las iba a separar (de sus hermanos) pero que iban a estar conmigo (…) porque nunca he sido un papá ausente como lo han hecho ver, siempre he estado para mis hijas e incluso, más tiempo que ellos”, agregó.

Ante la insistencia del periodista, Américo Garza reveló los verdaderos motivos por los cuales no deja que la familia de Karla Luna vea a sus hijas, asegurando que si ellos hubieran hecho las cosas de otra forma, la historia sería distinta.

“Ese día no me dejaron llevarlas, me dijeron ‘están dormidas’ (…) Les dije que regresaría y que yo les daría la noticia (de la muerte de Luna) (…) Era mi deber darles la noticia y (les dije) yo las voy a llevar a despedirse de su mamá (…) Al siguiente día no me abren, no me contestan y me habla el abogado que tenían en ese entonces, me dice que no me las van a dar que porque si yo me las llevo yo ya no iba a dejárselas ver, que porque ellos tenían la custodia material (…) No me dejaron verlas. Me hablaron para que las viera en el funeral, fui (…) ahí estuve con ellas”, mencionó.

Américo también destacó que aunque logró reunirse con sus hijas en el funeral de Karla Luna, las cosas no resultaron favorecedoras, pues los padres de su exesposa deseaban que les firmara unos documentos, mismos que él rechazó.

“El abogado en ese momento me dice que sí me va a dejar que me las lleve, pero que les firme un convenio donde ahora mi situación va a ser como la tenía con su mamá, es decir, pagando escuela, pagando pensión, alimentos, vacaciones, ropa (…) lo que venía estipulado en el divorcio, entonces, él me decía que ahora se los firmara a los abuelos. No le di la negativa, solo le dije ‘lo voy a consultar con mis abogados’ (…) Les dije que los iba a dejar que llevaran el duelo una semana (…) El egoísmo de ellos, de ser los protagonistas de la historia hicieron que yo no pudiera estar con mis hijas (…) Se cumple la semana, voy por mis hijas, y como no les firmé el acuerdo, se armó un lío (…) me habla el abogado, que firme y que las regrese porque sino me iba a meter en un lío mediático (…) Le dije al abogado que necesitaba que ellos fueran conscientes de que el lugar de mis hijas era conmigo, no con ellos. Mis hijas tienen derecho a verlos, pero cuando ellas quieran”, sentenció.