Ariadne Díaz confiesa por primera vez por qué pensó en alejarse de las telenovelas

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz reveló que llegó a considerar alejarse por completo de la televisión

Ariadne Díaz regresará a la pantalla chica de la mano del productor Juan Osorio y junto a José Ron en la telenovela ¿Qué le pasa a mi familia? luego de más de dos años alejada de los melodramas.

La estrella de televisión habló por primera vez de las causas que la hicieron considerar abandonar la profesión que la llevó a participar en casi una decena de producciones.

La prometida de Marcus Ornellas relató en entrevista con el programa Hoy la difícil experiencia que padeció durante las grabaciones de una de sus telenovelas donde se enfrentó entre las prioridades de la familia y el deber en el trabajo.

"Tuve una situación en la última novela en la que estuve donde mi hijo como que traía una infección de garganta, lo veo como que está muy lloroncito, lo acuesto y le escucho los pulmones, veo que tiene flemas en los pulmones”, recordó la protagonista de Tenías que ser tú y La doble vida de Estela Carrillo.

“Le digo a mi esposo, córrele al doctor por favor, imagínate, yo en el foro a punto del tres, dos, uno. En ese momento fue tan fuerte el tener que decidir entre irme con mi hijo al hospital o hacer las escenas que quedaban".

La mamá de Diego Ornellas compartió que luego de aquella situación comprendió que no había culpables y que entendía perfectamente la demanda que significa una producción televisiva.

Agradeció la estabilidad que tiene su familia y confesó que en algún momento de esta transición sí pasó por su cabeza dejar definitivamente las telenovelas.

“Fue un cúmulo de cosas que afortunadamente he hecho buenas elecciones en mi vida que no he tenido la necesidad de trabajar ahorita entonces, sí rondaba por mi cabeza el nunca más, nunca más las telenovelas”.

Hace unos días en entrevista exclusiva con Las Estrellas, el productor Juan Osorio confesó cómo logró el tan esperado regreso de la actriz a la pantalla chica y atribuyó el acierto al atractivo de los libretos.