Hija de Raúl Araiza habla de su debut como youtuber y de lo insegura que era: “Aprendí a quererme”

facebook

twitter

whatsapp

Email

En exclusiva para Las Estrellas, Camila Araiza nos cuenta lo difícil que fue quererse tal y como es: una chica con virtudes y defectos

La independencia y madurez que refleja Camila Araiza, a sus 23 años, no solo ha sorprendido a las personas que la siguen en redes sociales, sino también a su propio padre, Raúl Araiza, quien en repetidas ocasiones ha hablado maravillas de la sensatez de su hija mayor.

Ahora, en entrevista exclusiva con Las Estrellas, la joven nos abre su corazón y nos cuenta del lanzamiento de su canal de YouTube, así como de todos los beneficios que le ha dejado el yoga y la meditación.

“Hace un mes saqué mi canal. La verdad es que la gente me empezó a seguir en Instagram, yo creo que por mi papá, pero al mismo tiempo me di cuenta que se identificaban mucho conmigo en la parte como de conciencia (…) Yo empecé por el yoga, pero se me ocurrió porque muchas personas me preguntaban ‘qué era la alimentación consciente, qué era la meditación', entonces quise compartirles como todo lo que yo pienso en el proyecto”, contó.

A diferencia de lo que la mayoría de los influencers proyectan en sus videos, Camila se describe como una joven sencilla, honesta, apegada a la naturaleza y en busca constante de su origen, cualidades que se intensificaron cuando inició a practicar yoga.

“La verdad es que yo no movía ni un dedo, y pues dije ‘ok, vamos a hacerlo’. Yo la verdad tenía como mucha ansiedad como cualquier puberta, estaba en el relajo. Entonces, después de que descubrí todo esto como que me empecé a sentir bien y empecé a dejar todo lo demás me conecté muchísimo conmigo, con mi cuerpo y con lo que soy, la verdad no me conocía, entonces, el yoga fue como el detonante de todo.

Sin embargo, Camila confiesa que aunque nunca fue superficial ni materialista, era muy triste, tenía mucho miedo, era muy paranoica e incluso tenía ansiedad. "Ahorita ya aprendí a dejarme sentir; no es que sea perfecta, pero aprendí a quererme así como soy. Me considero una chica rural, siento que estoy más pegada a la naturaleza. La verdad es que soy muy feliz con mi huerto y con mi perro y pues nada, yo creo que está increíble el estar constantemente en contacto con el origen, porque justamente provenimos de eso, de la naturaleza”, precisó.

Sobre cómo es vivir sola y de la independencia que adquirió tras volver de Canadá, país en el que permaneció tres años estudiando, la hija mayor del conductor de Hoy confesó: “Cuando cumplí 21 años como que empecé a necesitar ese espacio de estar sola y mucha gente me preguntaba ‘¿vives sola porque te llevas mal con tus papás?’, y no, no es por eso, la verdad es que cuando probé esa independencia emocional como que me di cuenta que era eso lo que necesitaba para crecer (…) y ya voy a cumplir un año viviendo sola. Mis papás me ayudaron muchísimo; aunque a mi mamá le costó más, mi papá fue el primero que me apoyó”.

Camila, quien actualmente estudia diseño textil para algún día llegar a trabajar con las comunidades indígenas, aseguró que pese a que antes cuidaba celosamente su vida privada y evitaba a toda costa hacerla pública, hoy en día optó por darle un giro de 180 grados, pues desea crear una conexión con la gente que la sigue y a la vez, transmitir todo el aprendizaje que le ha dejado la meditación y el yoga en este último año.

Todos caemos en ese prejuicio que nos preocupa lo que diga la gente, que nos da pena, que tal vez no sabemos lo suficiente para dar un mensaje, pero más que por los demás, fue por mí, me puse el reto de quererme tal y como soy, porque para mí era muy difícil eso, para mí era difícil verme en una pantalla. De hecho, en el primer momento que subí el video a YouTube dije ‘qué acabo de hacer’, pero fue justamente el probarme a mí misma que debo de ser yo con todo el mundo tal y como soy, no tratar de fingir otra cosa, realmente abrir el canal fue algo muy muy personal. A las personas que se sienten inseguras les pediría que no fueran duras con su cuerpo ni con ellas mismas, pero sobre todo, que no se comparen con nadie (…) que se sientan cómodas con lo que son”, dijo.

Finalmente, Camila Araiza destacó que en su primer mes como youtuber ha recibido muy buenos comentarios tanto de sus amigos como de sus suscriptores, a quienes poco a poco les irá compartiendo rutinas y algunos ejercicios para meditar, siempre con el apoyo de expertos en la materia.

“Siempre trato de hablar de mi experiencia propia, de lo que a mí se me hace muy importante, siempre tratando de que no esté mal argumentada, siempre transmitiéndola correctamente, entonces, siempre hablo de los temas que a mí me interesan, pero que en la experiencia a mí me han ayudado. Leo mucho, veo comentarios y bueno, también la idea del canal es poder colaborar con personas expertas para que a través de mi canal, ellos que sí saben, puedan dar ese mensaje, esa es como la parte principal, tampoco quiero ser irresponsable al momento de dar un mensaje”, apuntó.

Con información de Berenice Mendoza.