Como nunca, Andrea Legarreta habla del bebé que perdió y cómo reaccionó Erik Rubín

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora de Hoy abrió su corazón y describió esa etapa de su vida como una de las más tristes que recuerda

Andrea Legarreta conmovió una vez más al recordar una de las etapas más difíciles de su vida, en la que se enfrentó al dolor de perder un bebé hace más de 15 años cuando tenía apenas 12 semanas de embarazo.

A través de la plática virtual que tuvo con la periodista dominicana Lourdes Stephen, la conductora del programa Hoy describió esta vivencia como la más triste que recuerda, pues para una madre nunca va a ser fácil asimilar una pérdida de esta magnitud.

"De las cosas más tristes que yo recuerdo en mi vida porque una madre no piensa en un producto, piensas en tu hijo, alguien que se está formando, tu bebé y bueno después con el tiempo entender el porqué de muchas cosas, pero eso solamente te lo da el tiempo, en ese momento fue muy triste”, dijo la presentadora de televisión de 49 años.

Legarreta abrió su corazón y, como nunca, contó detalles de lo que vivió aquel fin de semana en el que antes de ser intervenida fue testigo del monitoreo de una mamá que estaba a punto de dar la bienvenida a sus gemelas.

“Recuerdo que me meten al lado de la sala donde también están preparando a las mamás que van a parir, entonces yo escuchaba en el cuartito de al lado los corazones de unas gemelas que iban a nacer y pues yo estaba viviendo este momento tan triste y tan desolador y bueno luego entendí que Dios no se equivoca y por algo pasan las cosas, pero es una cicatriz que se queda", relató.

La mamá de Mía y Nina compartió que pasó ese difícil momento en compañía de sus papás, Isabel Martínez y Juan Legarreta, porque su esposo Erik Rubín se encontraba grabando.

"Fue muy triste porque Erik no pudo asistir, estaba en una grabación y aparte en este lugar en aquel entonces son lugares tan errados que la señal no pasaba. Estaba con mis padres y lo único que hice fue dejarle un mensaje a él y a su mánager pues que se comunicaran en cuanto pudieran y cuando salí me entra la llamada de Erik, pero ya me habían hecho el legrado".

La también actriz dijo que encontrar a su esposo devastado fue una más de las duras pruebas de vida que ha tenido que superar: "Me dijo '¿Cómo estás, ¿qué te dijo la doctora?’; le contesté ‘ya no hay bebé’. Fue terrible llegar a casa y lo encontré como un niño hecho bolita recargado en la pared, lloraba y lloraba, fue muy triste".

Sin embargo, en varias ocasiones, Andrea Legarreta ha compartido que, aunque es un dolor que lleva tatuado en el corazón, ha aprendido a tomar esta vivencia de la mejor forma a través de una postura positiva que la lleva a pensar que aquella experiencia le ayudó a formar una mejor mamá para Mía y Nina.