Entre lágrimas, Erika Zaba recuerda con fotos a sus fallecidos padres: “El tiempo no regresa”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La integrante de OV7 mostró varias fotografías de sus padres, quienes murieron en un terrible accidente cuando ella tenía 16 años

En medio del aislamiento voluntario que se vive en varios países a causa del covid-19, Erika Zaba ha aprovechado estos días para reacomodar algunas cosas en su hogar, entre ellas, los álbumes de fotografías. Sin embargo, esta actividad le ha provocado a la cantante sentimientos encontrados, pues rompió en llanto al recordar a sus padres, quienes murieron en un terrible accidente cuando ella solamente tenía 16 años.

Fue a través de sus historias de Instagram que la integrante de OV7 compartió con sus seguidores algunos de sus mejores recuerdos, entre ellos, la boda de sus padres.

“Mi papi… Mi mami… Los extraño mucho”, precisó al pie de varias fotografías. “Los mejores papás del mundo”, agregó minutos después.

Durante la charla con sus seguidores, la cantante no puedo evitar derramar algunas lágrimas, las cuales, dijo, eran consecuencia de la sensibilidad en que la tiene el aislamiento.

“Esta cuarentena ustedes saben que le he dedicado mucho tiempo a las fotos y ahorita quería encontrar unas de mis papás y me puse a buscar en las que tengo de los álbumes impresos, que son todos estos (…), es una joya tener esto. Gracias papis por tener todos estos recuerdos bellísimos (…) Uno se vuelve muy sensible en estos momentos, así que, bueno, no tiene nada de malo llorar porque extrañas a alguien”, confesó.

Minutos después, regresó a las fotos de la boda de sus padres, haciendo hincapié en que el vestido de novia que portaba su madre, fue uno de los cinco utilizó el día en que se casó con Francisco Oliveros, en 2017.

Yo usé ese vestido en mi boda. Usé varios vestidos y ese me lo puse al final”, recordó.

La intérprete decidió seguir el recorrido por el baúl de los recuerdos y posteriormente compartió con sus fans imágenes en las que aparece junto a sus dos hermanas, señalando que había pasado las últimas cinco horas de su día viendo fotografías. Incluso, confesó que ya hasta le dolía la cabeza de tanto llorar.

“No lo van a creer, aquí sigo… en la misma esquina desde hace como cinco horas… Ya me desahogué, ya me reí con Emiliano y sin duda, es increíble tener esos grandes recuerdos, esos álbumes de fotos que hoy me hacen revivir esos momento de mi infancia, de mi adolescencia increíble, de mi familia, con mis papás, con mis hermanas y bueno, ha sido una mañana diferente”.

Finalmente, Erika Zaba aprovechó sus historias para hacer una reflexión sobre la familia y de lo vulnerable que se siente al estar lejos de ella a causa del aislamiento.

“Yo creo que a todos nos ha pasado sentirnos tan vulnerables, como que estamos demasiado alejados de la gente que queremos, pero pues bueno, ojalá que nos sirva todo este tiempo de encierro para valorar todo lo que queremos (…) Suena muy trillado, pero a todos los que tienen a sus papás, a sus abuelitos, cuídenlos mucho, ténganles paciencia y denles mucho amor, que el tiempo no regresa”, sentenció.

Esta no es la primera vez que Erika Zaba recuerda con nostalgia a sus padres. En 2017, la intérprete de Desintoxicada y Enloquéceme confesó que así como ella había utilizado el vestido de novia de su madre, su esposo había usado el traje de su papá, ropa que llevaba guardada 45 años.

Usé el vestido de mi mamá, con el que se casó hace 45 años y Fran usó el de mi papá (…) estaban intactos y no los arreglamos; nos los probamos y así se quedaron, no los ajusté nada, nada”, reveló al programa hoy en 2017. Ese vestido formó parte de los cinco de su look de novia, dos de ellos de Vera Wang, uno de Rosa Clara y un último fue confeccionado por Benito Santos.

La infancia de Erika Zaba fue muy difícil, pues en 1994 perdió a sus padres en un accidente automovilístico. El impacto fue tan grave que ella tuvo que permanecer en el hospital alrededor de ocho meses recuperándose de diversas fracturas. A casi un año de su pérdida y de estar hospitalizada, la cantante regresó a la Onda Vaselina -hoy, OV7- y comenzó a hacerse cargo de sus dos hermanas: Tania y Jessica.