Ernesto Zedillo es abuelo del hijo de Erika Buenfil y así se lo contó la actriz a Nicolás

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz también contó que su hijo llegó a pensar que había sido “producto de una equivocación”

Tras coronarse como la reina de TikTok, Erika Buenfil llamó la atención de sus seguidores al revelar cómo fue que le habló a su hijo Nicolás del parentesco que tiene con el expresidente de México Ernesto Zedillo, quien es su abuelo paterno.

Fue durante una entrevista con la periodista de espectáculos Mara Patricia Castañeda que la actriz reveló que nunca le ha ocultado nada a su hijo e incluso, dijo, le contó cómo fue procreado sin entrar en íntimos detalles.

“Yo siempre se la contaba… ‘esta era una vez…’ y entonces el otro día comiendo me empezó a cuestionar… (…) a parte lo dije sin escatimar, tal vez, seguramente, algunos detalles íntimos que no vienen al caso comentárselos, que esas son cosas mías, pero (le dije) lo que sucedió y cómo fue”, contó.

Y aunque su historia de amor con Ernesto Zedillo Jr. no perduró, logró calmar las dudas de su hijo, pero el relato también lo hizo dudar, pues al escucharla, de inmediato quiso saber si había sido producto de “una equivocación” o algún “borrachazo”.

“Entonces decía ‘¿de veras mamá?’ (…) ‘¿soy producto de una casualidad?, ¿soy producto de una equivocación?’ (…) y le dije: ‘no eres (un) borrachazo, eso sí’. Él estaba como muy preocupado (…) y le causaba un poco de gracia, pero lo tomó muy tranquilo, ha sido muy sabio y yo creo que no es por hablar de mí, pero ha tenido mucha madre, por decirlo de esa manera, que lo arropa y le da mucha seguridad, porque yo veo a un chico seguro, con sus defectos de la edad e inseguridades de la edad normal”, precisó.

En la charla, Erika Buenfil destacó que aunque el hijo del expresidente de México siempre ha sido un padre ausente para Nicolás, en ningún momento le ha hablado mal de él, sino todo lo contrario.

“Nunca le hablé mal de él (…) No es un fantasma, ni jamás le dije ‘se murió’ o ‘se fue’, así están las cosas y él sabe, finalmente, quién es y quién es su abuelo. Un día, en algún momento de la vida, en el colegio (…) (preguntaron) ‘a ver, ¿quién conoce gente importante?’, y entonces, él levanta la mano y dice ‘mi abuelito es el señor Ernesto Zedillo’ y no le creían los compañeros… entonces, él lloró y dijo ‘sí es’ y vino y me dijo: ‘¿verdad que sí, mamá?’. Me habla de la escuela la maestra y me dijo ‘tiene permiso de decirlo’ y (yo) ‘sí, sí tiene permiso de decirlo’ y no tiene por qué ocultarlo, es la verdad (…) a parte ellos lo saben (la familia de Ernesto Zedillo Jr.) y aparte algún día se conocerán (…) Hoy ya es más reservado porque sabe que hay un tema de cuidado en ese aspecto, pero lo tiene claro y a lo mejor algún día los va y los busca”, señaló.

Asimismo, Erika Buenfil aseguró que, hasta el momento, no ha habido un acercamiento físico entre padre e hijo, sin embargo, destacó que hace un tiempo sí hubo mensajes.

“No, a lo mejor mensajes solamente, a distancia, pero no, muy poquito”, dijo con respecto a quien fue su pareja. Mientras que en cuestión de Nicolás apuntó: “Un poco sí, un poco no, porque ahorita creo que ni le intereso yo; no habla ni conmigo, o sea, creo que ahorita su vida son sus amigos, sus juegos, su escuela, le intereso porque le convengo, cómprame, llévame y paséame y manéjame y dame permisos, bueno sí le intereso, pero lo tiene tan bien logrado (…) que las veces que pudiera haber aparecido hace años, y pudiera haber desaparecido, le quedó claro que no estaba, entonces nunca lo vio, y tan tan; (Nicolás) tiene a sus tíos, tiene a sus hermanos, tiene muchos amigos, me tiene a mí, estamos bien”.

Por otro lado, la actriz de 'Te doy la vida' confesó que cuando su madre se enteró que estaba embarazada se enojó mucho, pues su familia era muy tradicional.

“Se enojó mucho porque yo vengo de una familia muy tradicional (…) La más cuidada se le salió del huacal (…) se enojó mucho porque ella soñaba con el matrimonio (…) pero pues siempre hay una ovejita descarriada y esa me tocó ser a mí, pero luego me apoyó y obviamente estaba feliz”.

Finalmente, Erika Buenfil reveló que su mamá se dedicó a cuidarla durante todo su embarazo y que una vez que nació el niño, se volvió loca de amor por el nieto.

“Me embaracé muy delgada, como nunca lo había estado, entonces me daba mucho coraje estar embarazada habiendo logrado esa delgadez (…) no quería comer para no engordar y me regañaba (…), se dedicó a cuidarme. Pero como a mis cinco meses, termino yo la novela, y me voy a Acapulco (…) y de plano de las greñas fue a sacarme (…) me regresó a Monterrey para que naciera Nicolás allá y se volvió loca, el niño era de ella. Lo disfrutó mucho (…) Era el amor de su vida, el niño le vino a dar como energía”, sentenció.

Erika Buenfil se convirtió en madre el 2 de febrero de 2005. Nicolás, es fruto de la breve relación que mantuvo con Ernesto Zedillo Jr., quien es hijo del economista y expresidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León.