José Eduardo Derbez descarta reconciliación entre sus papás: “su relación siempre ha sido mala”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Tras las entrevistas que le realizó a Eugenio Derbez y Victoria Ruffo, el actor asegura que sus papás son como el agua y el aceite

Ni en el panorama más lejano, José Eduardo Derbez ve una posible reconciliación entre Eugenio Derbez y Victoria Ruffo , quienes, dijo, siempre han llevado una mala relación al grado de cuestionarse cómo en algún momento de sus vidas llegaron a enamorarse.

“Yo creo que así de lejitos los dos, mucho mejor, son agua y aceite. Yo siempre me he preguntado cómo se enamoraron si son agua y aceite, o sea no entiendo”, dijo José Eduardo en videollamada con Alejandra Espinoza.

El incipiente youtuber descartó que su boda sea el pretexto para que sus famosos papás por fin fumen la pipa de la paz, luego de la polémica relación que han llevado tras separarse en 1997.

"Lo he pensado muchísimas veces, el día que me case pues ahí van a estar los dos, obviamente a muchos metros de distancia, ¿no? No en la misma mesa”, supuso el también conductor.

"Yo creo que su relación siempre ha sido mala y va a seguir mala y seguirá mala por el resto de nuestras vidas".

En la misma charla, el hermano de Aislinn, Vadhir y Aitana contó cómo surgió la idea de entrevistar a sus papás para su recién inaugurado canal de YouTube, donde puso en aprietos a ambas estrellas de la televisión, quienes volvieron a contraponer sus versiones de la ya famosa boda falsa.

"Yo empecé como en el rollo de ‘tengo yo mis dudas, quiero preguntarles esto, hay cosas que ya sé, pero será mejor si lo aclaramos’ y no era el plan de sacar una entrevista como seria o muy formal, era más de echar relajo, divertirnos y gozarla”, compartió.

“En las entrevistas, en la primera que fue para mi papá que le hago la broma que le voy a pasar a mi mamá, esa broma sí surgió ahí en el momento y obviamente dije 'se la tengo que hacer también a mi mamá' y bueno a la gente le encantó, tuvo muchísimo éxito”.

Destacó que disfrutó mucho hacer las entrevistas con sus papás a quienes advirtió que si alguna de las preguntas les incomodaba podían tomar la decisión de marcharse.

“Yo lo disfruté muchísimo, ellos también, ellos no sabían las preguntas que les iba a hacer, los dos tenían como miedito y les dije ‘si no les gusta algo, se pueden ir, se pueden parar’”.