Hija de Alejandro Fernández se casa en medio de la pandemia en boda sorpresa

facebook

twitter

whatsapp

Email

Camila Fernández llegó al altar este fin de semana con Francisco Barba después de 9 meses de noviazgo

Luego de que Camila Fernández dio pistas que apuntaban a una inminente boda, el enlace religioso que la unió en matrimonio con Francisco Barba luego de 9 meses de noviazgo por fin se llevó a cabo este 1 de agosto en una íntima ceremonia.

A través de medios de comunicación como El Gordo y La Flaca se dieron a conocer algunos detalles de la misa, a la que la novia entró del brazo de su papá Alejandro Fernández quien, como el resto de los invitados, portó el reglamentario cubrebocas, como una de las medidas sanitarias para prevenir el contagio de coronavirus en medio de la pandemia que se vive desde hace más de 5 meses.

En las imágenes, Camila de 22 años de edad lució sin cubrebocas y con un clásico vestido blanco, strapless, con un largo velo del mismo color que adornó su cabellera, la cual peinó con un medio recogido en el que destacó una pequeña tiara de brillantes.

Despierta América captó la llegada de la abuela de la novia, doña Cuquita, quien lució un elegante vestido negro que acompañó también con una mascarilla protectora.

A su arribo, Vicente Fernández Jr. aseguró que está totalmente recuperado tras dar positivo a covid-19 y presentó a los medios a su novia Mariana González, quien se dijo nerviosa de convivir por primera ver con la familia Fernández.

“Sí (estoy nerviosa), es la primera vez que me va a tocar ver a su familia, he conocido a sus hijos, pero a los hermanos, papás los conozco, pero no como la novia de Vicente. Estoy Contenta”, dijo González, 20 años menor que su pareja.

Hace unos días, Camila Fernández dio detalles en un programa de espectáculos de cómo inició su historia de amor con Francisco Barba a quien, dijo, conoció en una cita a ciegas y quedó completamente enamorada.

“Me dijeron que según le gustaba. Nos hicieron una comida, fíjate, bien listos, porque a él le dijeron: ‘Tienes que conocer a Camila’ y a mí me dijeron: ‘No, es que tienes que conocer a este niño’ y yo, ok. Era obvio que la hacían para que nos conociéramos y ya ahí fue como un flechazo al corazón y quedé enamorada”.