Ver video

Hijo de Eduardo Yáñez se reencuentra con su madre tras 18 años sin verse

facebook

twitter

whatsapp

Email

Eddy Yáñez ha convivido con su familia en su visita a México y mostró de quién heredó su talento musical

Tras alejarse del escándalo que provocó su conflicto con su padre Eduardo Yáñez , Eddy está de visita en México y, a través de Instagram , compartió el emotivo reencuentro que tuvo con su madre, la señora Norma Adriana García, a quien no había visto desde hace casi dos décadas.

“18 años sin poder ni abrazarte, y ahora puedo cortar mi pastel contigo mamá… Te amo, te extrañé tanto, a ti y a toda mi familia, 18 años es mucho tiempo que no puedo incluso describir lo que siento por dentro, es pura alegría”, escribió junto a una imagen en la que aparece con su progenitora, con quien celebró su cumpleaños 33.

El joven aprovechó el viaje para organizar una reunión con sus compañeros de la secundaria, además de visitar a otros de sus parientes, destacando que aunque no pudo ver a todos, les tiene mucho cariño.

“Cuando dije que mi familia es grande, lo dije en serio, y todavía me quedan algunos más que quiero ver. Desafortunadamente una de mis tías falleció y nunca pude recuperar ese último adiós, pero ver a mi familia una vez más y ver cómo han crecido mis hermanos, sobrinos, y primos, realmente me hace apreciar que todavía estoy vivo. Los amo a todos”, indicó.

En compañía de sus seres queridos, Eddy asistió a la cantina U de G, lugar en el que su madre se subió al escenario para interpretar algunas canciones, mostrando de quién heredó su talento musical.

“Bien, ahora veo de dónde sacaste esa voz”, “Wow, traes el talento en la sangre querido, ¡Aviéntate un palomazo!” y “Wow”, son algunos de los comentarios de sus seguidores, ya que el joven desea debutar muy pronto como cantante.

En octubre de 2017, tras protagonizar un escándalo por la cachetada que le dio a un reportero, Eduardo Yáñez ofreció una entrevista al programa ‘Al rojo vivo’ en la que destacó que el conflicto con Eddy comenzó cuando se enteró que hace dos años el joven no asistía a la escuela y que se quedaba con el dinero que le enviaba para pagar las cuentas de la casa. “El año pasado me di cuenta y le dije. Se puso loco, generalmente la gente cuando te roba, se enoja , se hace la ofendida y así empezó”, dijo.