/331873/snapshot1562955977942.jpg
Ver video

Jacqueline Bracamontes confiesa qué cirugía plástica le urge realizarse

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

Mientras la conductora revelaba su anhelo, Consuelo Duval confesó la pésima experiencia que vivió cuando se aumentó el busto

Jacqueline Bracamontes es una de las famosas que más habla acerca de su vida privada y ahora no fue la excepción. Durante la última emisión del programa ‘Netas Divinas’, la conductora reveló los deseos que tiene de realizarse una cirugía plástica.

La exreina de belleza confesó que quiere cambiar el aspecto de su busto, luego del nacimiento de sus cinco hijas, hecho que modificó por completo dicha parte de su cuerpo.

“Yo después de amamantar a cinco, ya sabrán como estoy. Así como las platicaste, pobrecitas están así. Entonces yo me las quiero operar, pero ya ayer”, dijo Jacqueline Bracamontes.

Y es que la también actriz indicó que una de sus mayores preocupaciones es acudir con un médico calificado para que haga un buen trabajo y no tenga en un futuro algún tipo de complicación.

“Ahorita la cuestión es que no sé con quién operarme y otra cosa no quiero tener prótesis (…) He escuchado de tantas de no ‘mal’, ‘se me encarnó’, ‘me las tuve que quitar’ y pues no”, detalló.

Mientras Jacky Bracamontes narraba su anhelo por operarse el busto, su compañera de emisión Consuelo Duval relató la mala experiencia que vivió hace 15 años cuando se sometió a una cirugías plástica similar.

“Después de tener a mis dos hijos, había una posición en especial que me veía la panza y yo decía: ‘este pellejo a dónde va a ir a parar’ (…) Las bubis no se me cayeron, es algo como muy extraño (…) Me fui a operar con un doctor con un doctor que me decían él operó a no sé quién, para no quemar a Kate del Castillo y Bárbara Mori. Le hacían promo al doctor que a mí me dejó del nabo”, comentó.

Aunque ella acudió con un médico que tenía experiencia, su cirugía no fue la mejor e incluso aceptó que no quedó conforme con ella, porque le quedó una cicatriz visible.

“Me dejó unas chichis 44B, que me hacían ver gorda y luego en la panza, como que la cicatriz en la panza no era como para que se tapara con el calzón, sino que en triángulo. Se sale del calzón un triángulo, fue tan traumático, la neta me dijeron que no me operó él sino su asistente. Entonces cuando me vi la cicatriz (…) se le acabó la piel, entonces he aprendido a amar mi cicatriz”, sentenció.