Ver video

La conductora Mariazel recuerda cuando le dispararon en el rostro: ‘El daño fue más a la familia’

facebook

twitter

whatsapp

Email

La presentadora narró en el programa de Montse y Joe uno de los episodios más traumáticos de su vida

La conductora Mariazel abrió su corazón a Montse y Joe para revivir uno de los episodios más traumáticos de su vida, cuando en un intento de asalto un sujeto le disparó en el rostro.

“A los 19 años me dieron un balazo en la Ciudad de México (...) me resistí cuando iba saliendo de mi trabajo en la otra televisora en la que estaba y me dispararon aquí -señaló su mandíbula- ahorita tengo una placa de titanio”, comentó.

La conductora detalló que cuando fue víctima de esta persona en un principio no creyó que las consecuencias eran graves.

“Yo estuve consciente todo el tiempo, hubo un señor que se quedó conmigo porque estaba sola, fue a plena luz del día, la gente me empezaba a ver y yo estaba conciente, yo sabía porque escuché el disparo pero dije ‘no me dio’, pedí ayuda y me empecé a sentir mal”, detalló.

La gravedad de la situación la vivió cuando: “la gente me empezó a ver y a preguntar si me sentía bien, entonces me empecé a tocar y sentí la bala detrás de la oreja”.

Mariazel agradece la bondad del señor Ángel, un desconocido que al ver la situación la acompañó hasta el hospital y esperó a su padre para darle la noticia de lo ocurrido.

“Un señor se bajó y dijo ‘yo me hago responsable, yo estoy con ella todo el tiempo’. Me quedó conmigo en el hospital hasta que vio a mi papá ahí y se fue”, comentó.

En el programa de Unicable en el que estuvieron presentes Montserrat Oliver , Yolanda Andrade y José Eduardo Derbez , la joven dijo que el hecho afectó mucho a sus padres y no podrá olvidar todo el daño que ocasionó la situación.

“El daño fue más a la familia, mi mamá se me fue pa’ abajo, cuando abrí los ojos mi mamá estaba empastilladísima, se encargaron de empastillarla y mi papá había envejecido 20 años”, explicó.

Esta fue la primera vez que Marizel compartió este episodio de su vida y agradece el apoyo de su familia. Además, se siente afortunada porque no vive con secuelas o alguna cicatriz. “Fue a quemarropa entonces hace costra y se cubrió, no se me nota”, concluyó.