Ver video

Talina Fernández rompe en llanto al leer desgarradora carta para Mariana Levy a 16 años de su muerte

facebook

twitter

whatsapp

Email

En la emotiva dedicatoria, 'La dama del buen decir' agradeció a Dios por los 39 años que pudo disfrutar de su hija

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En el aniversario luctuoso de Mariana Levy, Talina Fernández recordó a su hija en el programa matutino que conduce con una desgarradora carta en la que expresó el inmenso amor y dolor que prevalecen en ella a 16 años de la lamentable partida de la actriz.

“Me piden que te escriba una carta, hoy que hace 16 años que te fuiste de nuestra vida. ¿Cómo se puede entrar en la zona del dolor y poner lo que siente el alma?”, leyó la llamada 'Dama del buen decir' con el semblante firme y la voz entrecortada.

En la emotiva dedicatoria, Fernández dijo que no se quedó con nada qué decirle a Mariana Levy a quien recordó como una mujer delicada, sin interés por lo ostentoso; una madre amorosa, dedicada, como las de antes, que llevaba perfecto la maternidad con lo profesional.

“¿Quién me iba a decir que esa chiquita prematura de 6 meses y medio, y solo 960 gramos iba a ser mamá de tres niños?, mamá como las de antes, bordaste sus sábanas, forraste su moisés, como la abuela María. Te daba tiempo de trabajar y ser una perfecta ama de casa. ¡Qué suerte que viviéramos puerta con puerta!, llegabas en la mañana con tu café y cargando a tu muchachito, oía desde la cocina tu voz diciéndome ‘máaa’, platicábamos y nos poníamos al día”, expresó.

La narrativa llegó al momento de la despedida, el día del velorio en el que el dolor le impidió consolar a Jorge y Gerardo, los hermanos de Mariana Levy: “El velorio en mi casa fue acompañado con canciones que te encantaban de Pancho Céspedes, ¡esta vida loca, loca, loca!, y yo ahí junto a al féretro y tú volando hacia lo desconocido, no recuerdo más que la insistente consigna de cuidar a María, a tus hermanos que vivían la misma pena, ¡no los pude consolar!, a mi mamá tampoco, ¡qué egoístas somos en el dolor!”.

Talina Fernández no pudo contenerse más y rompió en llanto al leer el último párrafo de su carta en el que confesó el dolor que la acompaña desde hace 16 años, siempre presente, latente a través de los recuerdos, sin embargo, agradeció a la vida por el tiempo que pudo disfrutar de la presencia de su hija a quien sigue viendo en sus nietos María, Paula y José Emilio.

“Hoy es un día aciago, no te tengo para abrazarte, para olerte a tu perfume cristal y para que me digas que soy un dolor punzante. Estás aquí en los recuerdos, dentro de mí, estás en tus hijos, en tus hermanos, en cada espacio, en cada olor, cada amigo, cada música, me envuelves en una nube de amor y te espero cuando nos vayamos juntas volando para seguirnos amando. ¡Gracias Dios por 39 años de Mariana Levy en mi vida!”.