iStock

Cómo y dónde aplicar el perfume para enloquecerlo

facebook

twitter

whatsapp

Email

El perfume es una maravillosa herramienta en el arte de la seducción. Sin embargo, hay que saber cómo, cuánto y dónde usarlo. Checa nuestros tips

En la guerra, el amor y el arte de la seducción , todo se vale. Si te gusta recibir esas miradas de deseo, hay que avivar el fuego con detalles sencillos pero enloquecedores, que te ayudarán a mantener a tu hombre a tu lado. Por eso, aquí te compartimos algunos secretos sobre cómo y dónde aplicarte el perfume para atraerlo y hechizarlo.

  • ¿Cuánto perfume debes ponerte?

Poco, amiga; no te excedas, porque a veces, menos es más. Apenas unas gotitas que le provoquen querer acercarse a ti: tampoco se trata de que el olor anuncie tu llegada a treinta metros de distancia, sino de una leve sutileza que agasaje a su nariz. Checa aquí nuestros tips para que tu perfume dure más tiempo.


  • ¿Dónde es mejor aplicarlo?

Como buena estratega, debes trazar una ruta. Podrías comenzar preguntándote a qué áreas de tu cuerpo quieres que él se acerque a aspirar con delicadeza: tal vez detrás de las orejas, un poco en el centro del cuello, las clavículas, los hombros, la parte interna de los codos, el centro del pecho o los costados que bajan hacia tu abdomen podrían ser la opción.

Si quieres prepararlo para una noche intensa, dibuja una línea clara con ligeras gotas de la fragancia, que vaya de arriba hacia abajo: él puede percibir el aroma que se despide de tu cuello únicamente estando sentado a tu lado. Luego, en la sesión de besos, gustará de tu esencia justo en medio del busto.

Desciende por tu abdomen hasta extender una gota del aroma alrededor de tu obligo y, si te resulta seductor, aplica solo un par más en las caras internas de tus muslos. También puedes destinar un poquito a la parte trasera de tus rodillas y, finalmente, una tenue nota de loción puede acomodarse en tus tobillos.

Ahora que ya sabes cómo y dónde ponerte el perfume para volver loco a tu hombre, prepárate para disfrutar de un momento apasionado.