Diseñador de los vestidos de novia de Carmen Villalobos cuenta cómo ideó y creó las prendas

facebook

twitter

whatsapp

Email

Jorge Duque, diseñador colombiano que ganó la primera temporada de Project Runway Latin America, habla sobre los vestidos de la actriz

Cuando el actor colombiano Sebastián Caicedo le pidió matrimonio a Carmen Villlalobos , ella tuvo claras dos cosas: que sí quería casarse y a qué diseñador elegiría para darle forma a las prendas que usaría para la ceremonia y la fiesta.

El 18 de octubre, tras intercambiar votos y darse el 'sí acepto' en las playas de Cartagena de Indias, sus seguidores tomaron las redes sociales para hablar no sólo de las románticas fotos del enlace sino de los vestidos que utilizó la novia, descritos por los usuarios como "impactantes", "glamorosos" y "elegantes".

El primer vestido que usó la actriz de 'Sin senos no hay paraíso' era largo y tenía un delicado escote frontal que resaltaba los torneados brazos de la actriz, y que logró resaltar con detalles metálicos en colores claros: blanco, rosa y nude. El segundo, que portó después de la ceremonia, tenía un estampado colorido en colores vibrantes: azul, verde y amarillo.

Entonces, muchos usuario de redes sociales se preguntaron quién estaba detrás de aquellas prendas. La respuesta es Jorge Duque Vélez, diseñador colombiano con quien habló Las Estrellas sobre el curso estilístico que siguió para idearlas y confeccionarlas.

"Cuando le pidió la mano Sebastián, de las primeras llamadas que hizo fue a mi taller. Me dijo: ‘Jorge, me caso, y quiero que tú me hagas el vestido'", cuenta Duque, quien ha realizado prendas para la actriz en distintas ocasiones.

Tras tener varias reuniones, el vestido fue ejecutado en solo cuatro meses, pues fue planeado desde el principio, ya que Carmen es una mujer que tiene muy claro quién es y cómo se quiere ver: "Eso es el derrotero principal, que le dirijan a uno”, indicó.

Duque, quien conoce bien a Carmen desde 2011, narra que a pesar de que la actriz es una mujer diversa y suele vestir con estilos diferentes de vestidos –algo por lo que sus fans están acostumbrados a verla siempre distinta– ella tenía muy claro que quería verse como una novia tradicional el día de su boda.

"Yo me quiero poner mi vestido de novia como todas las mujeres del mundo quieren llegar al altar", le dijo Villalobos a Duque. Entonces, el diseñador comprendió la idea de su clienta inmediatamente y accedió, pues le pareció loable y plausible. Así que comenzó a trabajar con una tipología clásica de vestido de novia.

"Primero hacemos una conversación, un discernimiento alrededor de lo que va a suceder, luego tenemos otra cita donde vemos el figurín, los materiales, las texturas, la carta cromática y empezamos a construir a partir de eso, que es casi nada, hasta que ese vestido es una completa realidad", detalla Duque sobre el proceso creativo.

La fusión de lo tradicional con lo contemporáneo

Respecto a los detalles del vestido principal, con el que contrajo nupcias, Duque explica que los procesos de bordado se hicieron con hilo, en tipo sarga, que es un tipo de hebra de seda: "El encaje encima el vestido estaba sobrepuesto en alambre, polimetano y metal blanco, el cual, le daba una textura 3D; el encaje tenía mucha más riqueza (...) era una enredadera que no tenía patrón de igualdad, ninguna flor es igual a la otra, todo fue bordado uno a uno".

En cuanto al segundo vestido, Duque contó que fue hecho en nailon de pesca, ciento por ciento en nailon rígido que por debajo tenía una capa de mesh, por encima tenía telaraña de seda, y adherido al vestido había pequeñas perlas bordadas con hilo de rococó. "La fusión de lo tradicional con lo súper contemporáneo", dijo.

Duque añade que la relación que tienen desde hace varios años ha construido una gran confianza entre ellos, misma que Carmen depositó en él para hacer los vestidos de su boda y arriesgarse a realizar detalles metálicos en materiales poco convencionales.

Además, celebra que el mundo esté más abierto a recibir nuevas propuestas, nuevos materiales y que, inclusive, las novias estén dispuestas a aventurarse y también que en esos lugares (las bodas) haya vanguardia.

Pese a que no se han revelado fotos del tercer vestido que Villalobos vistió, Duque habló sobre esa prenda: "Es un vestido que (Carmen) se puso como a la media noche ya para bailar champeta. Es un vestido cortito, con un corte bello delantero, cruzado de la espalda(...) y hecho en hilo".

Villalobos y Caicedo llegaron al altar tras 11 años de relación en Cartagena de Indias, Colombia. La propuesta de matrimonio ocurrió cuando Sebastián participaba en un reality show, y a través de una llamada telefónica le pidió que fuera su esposa.

“Sin duda alguna fue una llamada sorpresiva e inesperada de principio a fin. Hacia un mes que no nos hablábamos, nos dijimos de todo, pero quiero compartirles a todos ustedes que son parte importante de nuestras vidas, que estoy muy feliz y emocionada”, declaró Villalobos en sus redes sociales.