María Amelia Aguilar

Instagram: @mariaameliaaguilar

María Amelia Aguilar sobre el consumo excesivo de alcohol y otras sustancias en la cuarentena

facebook

twitter

whatsapp

Email

La psicóloga del 'Programa HOY' te explica cuáles son los peligros que conllevan estos excesos

Las personas generalmente usan sustancias de distintas maneras, ya sea como sustituto de sus relaciones interpersonales, para adormecer los sentimientos que experimentan o para evadir lo que nos pueda provocar ansiedad, miedo o incertidumbre.

Dado que el ver a nuestros seres queridos (y/o cualquier otra persona) físicamente no es una opción en este momento, tiene sentido que las personas recurran al alcohol y marihuana para reemplazar esos momentos de acompañamiento y olvidar la situación real que estamos viviendo.

El problema es que el consumo de alcohol y marihuana en casa ha crecido notoriamente durante la cuarentena y esto puede traer no solo problemas físicos, sino también emocionales.

Los efectos calmantes de beber y fumar son temporales y pueden ser malos a largo plazo, o incluso tan pronto como vuelves a estar sobrio. Cuando te levantas a la mañana siguiente, tienes que enfrentar una "cruda” y el mismo estrés que estabas tratando de evitar, pues se convierte ahora en un problema emocional más fuerte.

Solo recuerda lo difícil que es completar una tarea básica o tolerar a tus hijos o pareja si tienes ese malestar al día siguiente. Beber o consumir marihuana tampoco es la mejor idea si estás tratando de evitar enfermarte. "El alcohol tiende a suprimir el sistema inmunológico", asegura George F. Koob, doctor en psicología del comportamiento y director del Instituto Nacional del Abuso de Alcohol y Alcoholismo.

Las emociones no son el problema, son una alerta de que algo anda mal. Lo importante en este caso es escuchar lo que te motiva a consumir y por qué estás tratando de evadirlo. Nuestras emociones son como una olla exprés que si se van acumulando y no las controlamos pueden liberarse como explosión y esto puede hacernos pasar momentos muy dolorosos.

Desgraciadamente, el desgaste emocional es lo que más estamos viviendo a nivel mundial ante esta pandemia. Incertidumbre, noticias fatales por toda partes, el encierro para ti y tu familia y que cada día nos alegan más el “quédate en casa”.

Emocionalmente puede ser que necesites llorar pero por temor a ser observado lo reprimes o las olvidas consumiendo alcohol u otras sustancias.

¿Y qué puedo hacer si me siento así?

El mejor consejo es buscar espacios de silencio, desde la regadera, el baño, tu cama, una habitación donde puedas respirar y realmente sentir lo que te está sucediendo. Escucharnos en silencio y tratar de drenar todo lo que traemos por dentro.

Si bien pudieras hablarlo con alguien te ayude, entiendo que estos son momentos de soledad y necesitas empatizar contigo y descargar.

¿Qué puedo hacer si siento que estoy consumiendo mucho en estos tiempos?

1. Mantente activo físicamente en el día. El sillón y la cama solo te van a deprimir más.
2.Habla con tus seres queridos ya sea por teléfono o vídeollamadas.
3.Arréglate. No para ir a una fiesta, pero sí para que te veas mejor y eso te motive. Los pants y la pijama son traicioneros.
4.Haz actividades que no habías hecho en familia. Propón y que te propongan algo diferente.
5.Haz cosas o tareas que siempre decías que ibas a hacer y no tenías tiempo cómo limpiar el armario, cocinar, ver una serie , etc.



También hay que tomar en cuanta que si estás con tus hijos, ellos te observan y puedes dar un pésimo ejemplo y cuando termine este tiempo, ellos puedan llegar a imitarte cuando se restablezca la normalidad, y más si son adolescentes.

Por molesto que sea, todos los expertos sugieren que mejor te dediques a un proyecto de superación personal (o de mejoramiento de tu hogar) cuando sientas ganas de beber o si lo vas a hacer, ten claro por qué lo estás haciendo y trata de ser honesto sobre lo que esperas obtener como resultado.

¡Te puede costar más caro el resultado que el motivo!