Elige un momento adecuado para charlar con tu hijo

iStock

Tips para hablar de sexo con tus hijos y no morir en el intento

facebook

twitter

whatsapp

Email

Hablar de sexo con los hijos no es tarea fácil pero es fundamental. ¡Checa estos tips!

Hablar de sexo con tus hijos resulta difícil y extraño para ambos, razón por la que te daremos algunos tips para hacer de ese momento un espacio hasta divertido.

Mucho se ha escrito sobre este tema desde varias perspectivas e ideologías, desde los protestantes, que insisten en no hablar del tema con los hijos, al menos que sea estrictamente necesario, hasta los más liberales que hacen hincapié en que los niños son seres sexuales desde el nacimiento y se debe platicar con ellos desde temprana edad. Si ya tomaste la decisión, es necesario que considerares varios factores:

  • Hora de responder las preguntas clásicas: ¿de dónde vienen los bebés? o ¿por qué yo si tengo pene y ella no? Responde de forma natural, sin mucho detalle, sobre cómo funcionan los órganos masculinos y femeninos.

También te puede interesar: Cómo enseñarle buenos modales a nuestros hijos

  • La edad del niño: no es lo mismo hablar con un niño de 7 años que con un adolescente; diferentes etapas, diferentes mentalidades, diferentes mensajes. Lo ideal para comenzar hablar de sexo con un niño pequeño es esperar a que éste pregunte. Créenos, lo hará y debes estar preparada para contestar.
  • Ante todo, una buena actitud: no luzcas nervioso ni muy serio, no te rías de ninguna pregunta, puedes avergonzar a tu hijo; sé breve y clara, si es necesario, repite una misma idea varias veces, muéstrate tranquila.
  • Elije un momento de intimidad para que el diálogo sea abierto: trae contigo fotos o vídeos y luego dialoguen del tema. El trayecto hacia la escuela en auto es una gran oportunidad.

Por último, infórmate sobre las diferentes orientaciones sexuales , como la homosexualidad y el transgénero. Al hablar de sexo con tu hijo, dale la oportunidad de que te pregunte sin tabúes, es mejor que tú lo orientes a dejar que otros lo hagan.