Un juez llamado tiempo que al final pone a todos en su lugar

facebook

twitter

whatsapp

Email

La psicóloga María Amelia Aguilar expone por qué el tiempo es tan valioso y cómo termina acomodando todo en tu vida

Por María Amelia Aguilar.

Cuando eres joven y crees que todo lo puedes, no ves consecuencias ni mides peligros; vas viviendo tu vida sin pensar que hay un maestro, un juez que va poniendo todo y a todos en su lugar... el tiempo.

Sin dudas, el tiempo se encarga de acomodar, poner orden y enseñar todas las lecciones que debemos aprender. Si hoy estás arriba y actúas con desprecio hacia los demás, con el debido tiempo recibirás tu merecido.

Porque “el que no vive para servir, no sirve para vivir” . Mientras más privilegiada sea tu posición, más servicial humilde y sencillo deberías ser.

No deberías sentirte mejor que nadie, el tiempo te enseñará que eres igual a todos y que si piensas que eres superior, lo más probable es que tu fracaso y tu soledad están asegurados. Alguien que solo se guía por el interés propio no alcanza la felicidad, porque no venimos a eso, estamos aquí para compartir nuestros éxitos. ¿O no?

Este gran maestro también nos va enseñando que lo que vas sembrando a lo largo de tu vida es exactamente lo que cosechas, pues lo que das es lo que recibes. Y lo que haces en esta vida, bueno o malo, se te premia o no también aquí.

Con esto, te invito a reflexionar para hacerte responsable de todas tus acciones y palabras de todos los días. Asume la responsabilidad total, porque al final tú eres el escritor de tu propia historia y tú decides. Porque el juez llamado tiempo no perdona una sola.

Todos queremos ser perdonados, seguramente tú también, así que te recomiendo que aprendas antes a perdonar para que el tiempo te retorne piedad cuando lo necesites. Lleva un buen registro de tu accionar para que los días de tus cosechas sean de alegría y gozo.

El tiempo también te enseña a madurar y a no darle tanta importancia a tantas cosas que cuando eres más joven crees que requieren de toda tu energía y te dejas de enganchar con muchas personas, situaciones y problemas. Así que quizá es momento de que empieces a darle tu tiempo a quien realmente lo vale.