Aislinn Derbez termina confesando inseguridades tras ser exhibida por José Eduardo Derbez

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz habló, como pocas veces, del detalle que por mucho tiempo le causó un trauma sobre todo en las primeras citas románticas

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En medio de las vacaciones exprés que se dio al lado de su hermano Vadhir Derbez y el que se presume podría se r su nueva pareja, Aislinn Derbez lanzó un nuevo episodio en su podcast La Magia del Caos, en el que, por segunda ocasión, estuvo como invitado José Eduardo Derbez, quien, además de sincerarse sobre algunos aspectos de su personalidad, terminó balconeando a la actriz.

Y es que, tras recordar lo caótica que resultó la grabación de la primera temporada de 'De viaje con los Derbez', el protagonista de 'Renta congelada' ventiló la hiperhidrosis que su hermana tiene en las manos.

"Nunca he conocido a una persona que le suden tanto las manos y no se ponga botox", dijo el conductor del programa Miembros al aire.

Entre risas, Aislinn Derbez reveló que no ha encontrado un remedio para combatir la condición que, dijo, durante mucho tiempo le causó inseguridades.

"Me puse una vez y no funcionó. Fijate que ya no lo veo así (como una enfermedad). Estaba yo muy traumada, mojaba todos mis exámenes, todo lo que tocaba siempre escurría me sentía muy acomplejada", recordó.

La mamá de Kailani aceptó que aunque ahora no le provoca mayor problema, en su momento llegó a afectarle sobre todo en sus primeras citas románticas.

"Las primeras citas es horrible, ya después se acostubran. No, pero sí me costaba mucho trabajo era de mis traumas más grandes, hasta que una vez vi que los botox no servían dije 'chingue su madre así soy, a quien le importe y a quien le parezca y ya a la chingada", dijo.

La primogénita de Eugenio Derbez destacó que, a diferencia de en sus primeras citas, ahora hace evidente la sudoración de sus manos y suele alertar a su prospecto sobre este tema.

"Cuando me empezó a valer madres hasta se me olvidó que me sudaban las manos, ya no lo escondo, con un galán nuevo le digo 'oye, nada más para que sepas me sudan las manos cabrón están empapadas, aún así quieres que te de la mano. Lo hago más evidente. Pero generalmente cuido que no me estén chorreando cuando le voy agarrar la cara. Para mí ya no es un gran problema", bromeó.