Apio Quijano, de Kabah, narra entre lágrimas el calvario que vivió con el Covid-19: “Te dejas morir”

facebook

twitter

whatsapp

Email

El cantante reveló que su salud aún no está al cien, pues no ha recuperado en su totalidad ni el olfato ni el gusto

Más de un millón y medio de personas alrededor del mundo han perdido la vida a causa de la pandemia de coronavirus y aunque en muchos de los contagios que se han dado entre personas del medio del espectáculo han logrado salir avante del virus, muchos de ellos han compartido el calvario que vivieron durante su recuperación.

Tal es el caso de Apio Quijano, integrante del grupo Kabah, quien, entre lágrimas, narró su testimonio en el programa 'De primera mano' donde reveló que pese alto porcentaje de carga viral que arrojó su prueba epidemiológica, no quiso internarse en un hospital y pasó su recuperación en casa de su hermana Federica.

"Yo no quería quitarle el espacio a alguien que estuviera peor que yo, mi hermana (Federica) hizo de su casa, literal un hospital, donde eran como puras separaciones de plásticos, de una área como si estuviera yo infectado de Ébola", describió el cantante, quien también agradeció la intervención de los dos médicos que estuvieron al frente de sus cuidados.

Apio reconoció y agradeció los cuidado de su hermana, a quien describió como un ángel, y a quien atribuyó también que siga con vida, pues, reconoció, que en medio de la difícil recuperación que vivió llegó a pensar que moriría.

"Varias personas si fueron capaces de dar la vida por mí como un ser que estás viviendo de una manera tan brusca, te dejas morir, y es tu gente que no te dejan y que te hacen decir 'arriba'".

El intérprete, quien se describe como un amante del deporte, contó que en las semanas más fuertes de contagio perdió el apetito, bajó cerca de cuatro kilos, tuvo altas temperaturas además de baja oxigenación y su salud emocional también se vio seriamente afectada.

"Hubo días que yo le dije a mi hermana, 'yo ya me voy a morir y está bien, estoy listo'. Porque sí, ya no puedes caminar, no tienes oxigeno, no puedes hablar, tu cuerpo te duele, tus emociones, estás muy mal, entra también la parte depresión, no tienes herramientas con qué defenderte. La pasé muy mal".

Sobre los estragos que el virus SARS-CoV-2 dejó en su cuerpo, el cantante destapó que aun no recupera al cien parte de sus sentidos, además de que se cansa con el mínimo esfuerzo.

"Tengo el 60 por ciento de olfato, el 60 por ciento de gusto y no me siento bien del todo, estoy tratando de llevar mi vida activa y de trabajar porque tengo que trabajar cuidándome lo mejor posible, subo las escaleras y es como si hiciera un triatlón me canso cuando yo era súper deportista y es desesperante", lamentó.

Por último, Apio Quijano dijo que hizo pública esta difícil experiencia con la esperanza de crear conciencia entre sus seguidores y en las personas a las que llegue su testimonio para no bajar la guardia en las medidas sanitarias.

"Somos una imagen muy importante para la gente de decir 'no quiero que vivan con miedo, quiero que se protejan, que vivan cuidándose , que vivan con conciencia de esto'", terminó.