Consuelo Duval confiesa que llegó a los golpes con su hija Paly: “Nos agarramos”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora dijo que aquel episodio que vivió con su hija cuando era pequeña la hizo buscar ayuda profesional

Tremendo revuelo el que causaron las recientes declaraciones que Consuelo Duval hizo en Netas Divinas, donde narró a sus compañeras el episodio de su vida en el que llegó hasta los golpes con su hija Paly cuando era una niña.

Y es que luego de que Jacky Bracamontes habló del berrinche que le hizo su hija Renata, la intérprete de ‘Federica P. Luche’ recordó la vez que se enfrentó a Paly, quien, dijo, desde pequeña mostró un carácter fuerte.

“Hubo un día que nos peleamos, le dije 'ay, mi hijita no seas pendeja’ y me dijo ‘bueno, si hablamos de pendeja, hablamos de Consuelo Duval’. Y entonces mi instinto fue de agarrarla de las greñas y sacudirla”, contó la estrella de televisión en la emisión semanal.

Resaltó que al darse cuenta de lo sucedido decidió pedir ayuda profesional de una psicóloga, quien le hizo entender que en la relación con su hija no estaba bien establecida la figura de autoridad.

“Nos agarramos a fregadazos, yo le jalé el pelo, ella me mordió la uña. Yo verdaderamente tenía ganas de lastimarla y cuando me descubro que la furia me hace esto, fui corriendo con una psicóloga, Julia de la Borbolla. Me senté enfrente de ella y dije ‘me va a meter a la cárcel por maltrato, le va a hablar a alguien’ y pues me dijo ‘no, no hay mamá, son como dos hermanas peleándose'”, relató.

Duval dijo que siguió al pie de la letra las indicaciones de la especialista de no engancharse en una lucha de poderes con una niña, sino enfocarse en hacerle entender que ella era la autoridad.

“Si tú te enganchas con ella y te pones a su nivel de 11, 12 años pues, ¿quién es la infantil ahí?, entonces compórtate como adulta. Entonces ya no me enganchaba y perdió la batalla (Paly)”.

Paly y Michel son fruto del primer matrimonio de Consuelo Duval, quien poco ha hablado de aquella relación, la cual terminó sin razón aparente: "El papá de mis hijos se fue. Nunca volvió. Vete tú a saber a qué tienda de cigarros y nunca volvió".