Sherlyn narra el miedo que sintió cuando supo que su perrita se perdió: “Se me apachurró el corazón”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Con la voz entrecortada, la actriz relató cómo toda su familia se movilizó para encontrar a la Neni Boo

Con la sinceridad que la caracteriza, Sherlyn utilizó sus redes sociales para relatar la angustia que sintió cuando supo que su perrita se perdió mientras ella se encontraba trabajando.

Fue a través de sus historias de Instagram que la actriz relató cómo fue que la Neni Boo se perdió y que gracias a su familia la encontró horas después.

“Les quiero contar lo que pasó ayer. Como bien saben me fui a trabajar, tenía cena con mi familia. Pero bueno, cuando llego a la casa como que todo estaba muy tranquilo, mis papás muy bien (…) Y de pronto les digo, ‘¿qué más hicieron hoy?’, y dice Fabri, ‘a parte del susto, pues tal’ y ya me empieza a contar”, relató la actriz a sus 2.8 millones de seguidores.

Tras escuchar que algo había pasado en su ausencia, quiso saber más. Sin embargo, al escuchar que su mascota se había perdido comenzó a sentirse mal, pese a que al llegar a casa de sus papás, la Neni la había saludado.

“Y yo le digo ‘¿qué susto?’. Entonces se empiezan a ver súper serios (…) y me dicen ‘se perdió la Neni’. Se me apachurró el corazón, pero la Neni me acababa de saludar. (Y me dicen) es que no nos dimos cuenta a qué hora se salió de la casa, estábamos súper preocupados, salimos todos corriendo a buscarla”, agregó en su relato.

“Todos ustedes saben que la Neni es mi máximo en la vida y que es mi bebé. Entonces, me empezó a hacer así el corazón (latir rápido)… Pero ahí estaba (la Neni), entonces, quise escuchar la historia y me cuentan que toda mi familia salió a buscarla y encontraron un papel en el piso que decía ‘encontramos un perrito, si es tuyo, márcanos’. Le marcaron a la persona (…) y fueron por la Neni”, precisó.

Antes de concluir su narrativa, Sherlyn agradeció el apoyo de la persona que encontró a su mascota y aunque no mencionó su nombre, sí puntualizó que no exigió rescate, pues como ella, también ama a los animales.

“Les quiero dar las gracias para empezar a Dios porque la recuperamos y por otro lado, a esta persona maravillosa que la encontró, la trató bien y no se la dio a nadie (…) Y bueno, como les decía a mis papás, gracias a todos porque no me avisaron, porque estando lejos yo creo que me hubiera dado un infarto”, sentenció.

Tras este trago amargo, Sherlyn anunció en redes sociales que se tomaría un merecido descanso en Azul Crayola, destino turístico que se encuentra en Cancún, junto a su fiel amiga Neni Boo.

“Estas princesas se van de viaje después de tanto ajetreo (…) Este es un viaje específicamente de nuestro bebé, de la Neni y de mamá”, contó Sherlyn en sus historias junto a los hashtags #BabyMoon.