Ver video

Especialista habla sobre el tipo de tumor por el que operaron a Inés Gómez Mont

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

La conductora de televisión fue intervenida el pasado 19 de septiembre para que le extirparan un tumor cerebral benigno

Al hacer de dominio público que fue operada por segunda vez de un tumor cerebral que le fue detectado en 2015, el pasado 5 de octubre Inés Gómez Mont reapareció en redes sociales tras un mes de ausencia y aclaró el verdadero motivo de su desaparición: "Hace cuatro años fui diagnosticada con dos tumores cerebrales benignos, uno fue extirpado en 2017; mientras que el segundo, el pasado 19 de septiembre".

En una emotiva carta, la conductora agradeció a su doctor y confirmó que se encuentra totalmente recuperada, sin secuelas y lista para retomar su vida. Sin embargo, compartió que por el momento seguirá concentrada en su salud por lo que su vida laboral y su fundación continúan en pausa.

Al respecto, Las Estrellas habló con el médico oncólogo Ernesto Moreno para comprender un poco más sobre el origen, la detección y los procedimientos quirúrgicos que hay para tratar los tumores cerebrales benignos. "En general en cualquier parte del cerebro y del cuerpo puede aparecer un tumor, pero en adultos siempre es más frecuente encontrar tumores únicos de tipo benigno que de tipo maligno, y el tratamiento dependerá de dónde se localiza y el tipo de tumor que se ha encontrado", explica.

En el caso específico del tratamiento de la conductora de 'Familias Frente al Fuego', no se trataba de una cirugía urgente, pues tal como ella lo explicó, "podía continuar con mi rutina sin que esta condición me afectara. No obstante, el segundo tumor fue incrementando su tamaño por lo cual, el doctor decidió que era hora de someterme a la operación”.

Tomando en cuenta la importancia que representa la detección y la acción inmediata para erradicar este tipo de tumores, el especialista explica cuál es el origen y la frecuencia de éstos: " Su origen no es genético, para nada. De hecho, es muy raro que un tumor sea hereditario, es menos del 5%; es rarísimo. Generalmente todos aparecen de manera esporádica y, obviamente hay una alteración genética, pero no necesariamente es hereditario. Para que un tumor se forme necesita haber una alteración de los genes, mas no implica que esa alteración de los genes venga de herencia".

Por otra parte, Moreno expone las diferencias entre la incidencia de estos tumores en adultos y en la de niños y jóvenes, pues es más común encontrar tumores benignos que malignos en términos generales, y más en adultos. "En adultos es más frecuente que en los niños, (en los niños) sí es más frecuente encontrar (un tumor maligno), sobre todo si es uno solo", explica.

“Los tumores benignos más frecuentes en el adulto vienen de la glándula que se llama hipófisis, es muy probable que ella (Inés Gómez Mont) los haya tenido ahí, entonces dependiendo del tamaño se decide si se puede dar un tratamiento médico que no implica quimioterapia sino otro tipo de medicamentos que justamente reducen el tamaño de estos tumores o se le hace una cirugía al paciente”, ahonda.

Detección y síntomas

A diferencia de otros padecimientos que pueden ser detectados mediante síntomas físicos palpables o una serie de afecciones, Moreno explica que la mayoría de este tipo de tumores corresponde a una detección incidental, pues ya sea que te hagan un estudio de imagen como una tomografía o una resonancia magnética para tratar de identificar una causa distinta a lo que dan los síntomas de los tumores, entonces la mayoría son hallazgos, clínicamente no tienen manifestaciones.

Sin embargo, aclara que sí existe la posibilidad de que un tumor benigno tenga síntomas: “Sobre todo sí están en el área de las meninges que produzca algún tipo de compresión que pueda generar dolor o si está en la glándula hipófisis un síntoma asociado a lo que está produciendo ese tumor”.

Algunos síntomas, de acuerdo con Moreno, van desde la visión borrosa hasta secreciones hormonales producidas por la glándula hipófisis. La mejor manera de detectar estos tumores son a través de una resonancia magnética.

Esta no es la primera vez que la conductora comparte su padecimiento, pues en enero de 2017, mientras formaba parte del programa 'Cuéntamelo Ya!', anunció su salida del programa debido a que sería sometida a una cirugía para extirpar el primer tumor.

“Quiero compartirles un poquito sobre mis planes (…) tendré que ausentarme temporalmente del programa (…) estoy atravesando por un tema de salud que quiero recalcar y quiero recalcarlo aquí que me vean perfecta porque no es un tema grave. Hace un año me detectaron un quiste en el área de la cabeza (…) la decisión que se toma hoy es operarme. Es una cirugía muy sencilla, es una cirugía vía nasal, no tengo ningún riesgo”, dijo en la transmisión del programa el 24 de enero de 2017.

Hasta el momento, la conductora no ha revelado más detalles sobre la operación que le fue realizada. Sin embargo, en el mensaje que publicó en redes sociales anunciando su operación y su recuperación, sentenció que aunque la vida no es perfecta, "rendirse no es una opción".