Resumen de la final de Familias Frente al Fuego

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

¿Quiénes fueron los acreedores al millón y medio de pesos y al título de la familia que mejor cocina en todo México?

Este domingo 18 de agosto nos despedimos de Familias Frente al Fuego. Las tres familias finalistas tuvieron, como en todos los demás programas, tres retos que pusieron a prueba todas las habilidades culinarias de cada integrante. En esta ocasión, esas habilidades definieron al ganador de un millón y medio de pesos y el título de la familia que mejor cocina en todo México.

Pero hubo una diferencia entre este capítulo y los anteriores, en esta ocasión, las familias fueron presentando a los jueces sus elaborados platillos, pero la frustración de los cocineros incrementó en cada reto, ya que los jueces no pudieron hacer comentarios, dejando a las familias sin ninguna referencia de su desempeño en la cocina. Los jueces, reto tras reto, escribieron sobre un volante el nombre de la familia que había hecho el mejor trabajo y con una calificación del uno al diez para evitar empates. El resultado final revelaría a la familia ganadora de Familias Frente al Fuego.

El primer reto consistió en preparar platillos con cocina de mar. Los mejores mariscos y pescados se llevarían la calificación más alta. Los Nahum prepararon un delicioso espagueti con camarones, tacos de pulpo al ajillo, atún sellado con zataar y salmón al horno. La familia Merino cocinó almejas chocolatas, caldo de camarón seco, tacos de pulpo al guajillo y aguachile rojo con chile de árbol y aceite. Los Toledo prepararon tostadas de atún con poro, caldo de mariscos y pulpo en su tinta con arroz.

Para el segundo reto, las familias se enfrentaron a uno de los platillos más representativos de la gastronomía mexicana, los chiles rellenos. La chef Belén Alonso advirtió a las familias, que el secreto de de esta receta está en el balance entre la elección de la especie del chile y el tipo de relleno que se usará para cocinarlo, mientras que el chef Carlos Gaytán estaba preparado para que las familias pudieran contar una historia a través de cada chile relleno. El reto también tuvo un giro interesante: relevos. Cada integrante de la familia debió cocinar, durante diez minutos, una parte de las recetas elegidas. Al final, todos los miembros de cada familia, juntos, terminaron de cocinar durante 15 minutos.

Los Nahum cocinaron un delicioso chile relleno de queso y salsa de chipotle, un chile relleno de atún y pimiento relleno de picadillo y salsa de quesos. Los Toledo prepararon chile güero relleno de atún a la mexicana, chile relleno de “mar y tierra” con salsa de queso, y chile relleno de queso y frijoles con crema. La familia Merino preparó chile relleno de arrachera con crema de elote, chile güero relleno de camarones y chile relleno de espinacas y queso.

Para el reto final y definitivo, las tres familias debieron cocinar un mole de su elección acompañado con tortillas hechas a mano. Todos los cocineros apostaron en poner sobre la mesa recetas familiares tradicionales que los harían, sin duda, deleitar el paladar de los chefs y ganar la competencia. Las Merino prepararon “mole Merino” (rojo con poblano), arroz rojo, tortillas y agua de avena con canela. Los Toledo, mole verde estilo Michoacán, frijoles de olla, arroz blanco con elote, tortillas y aguas de jamaica y horchata. La familia Nahum cocinó mole verde con pollo, arroz con elote, tortillas y agua de “zarzamango”.

Al final, a pesar del alto desempeño que tuvieron todas las familias, no sólo en este reto, sino durante toda la competencia, y de haberse robado el paladar y los corazones de los jueces y de Inés, el premio sólo pudo ganarlo una familia, y esos cocineros que dieron todo por estar a la altura para ser acreedores al título de la familia que mejor cocina en todo México y al millón y medio de pesos fueron… ¡¡¡Los Nahum!!!.