Inés Gómez Mont recuerda la traición de su exesposo: “Me fue infiel con una amiga”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La presentadora de televisión declaró que el engaño de Javier Díaz fue la gota que derramó el vaso para que su relación terminara en divorcio

Tras relatar la inesperada reacción que Javier Díaz tuvo al enterarse de que se convertiría en padre de trillizos, Inés Gómez Mont recordó la traición que vivió en su antiguo matrimonio, al descubrir la relación que su exesposo tenía con una de sus amigas.

En entrevista con Mónica Noguera, la presentadora de televisión aseguró que la infidelidad de Díaz fue la gota que derramó el vaso para que su relación se acabara.

"Me fue infiel con una amiga mía de Monterrey, que convivíamos las dos parejas, y hubo un cruce de amor, y cuando le descubro esas fotos en el celular, porque justamente fue en diciembre, le dije: 'ya no quiero nada, ahora sí me quiero divorciar'", relató la comadre de Galilea Montijo .

Destacó que pese a lo afectada que quedó tras la traición, no pensó en perjudicarlo y que, incluso, le ofreció poner las condiciones del divorcio con el fin de que la separación se diera en los mejores términos.

"No sabes que convenio de divorcio tan bonito le regale, porque mira qué una mujer despechada, porque al final del día estás dolida porque te engañaron, porque el ego, por lo que tú quieras, porque además te sientes traicionada no nada más por él sino por tu amiga. La verdad me porté bien decente, le dije lo que tú quieras, como tu quieras, firmemos en santa paz”, detalló Gómez Mont.

Inés reconoció que, aunque en el pasado, las declaraciones de Javier Díaz la afectaron, ahora ha aprendido a tomarse las cosas a la ligera y dijo que no está dispuesta a quedarse callada ante las difamaciones de su exesposo.

“Por eso quiero hablar con claridad de cómo son las cosas, porque es bien fácil salir a victimizarse y como yo siempre me he quedado callada, pues ya se acostumbraron”, enfatizó, Gómez Mont, quien también recordó la impotencia que sentía al ver, que mientras ella se preocupaba por el futuro, Javier se la vivía en la fiesta.

"El cansancio que era para mí todo este proceso de sacar a mis hijos adelante y ver a un señor en la fiesta y subiendo fotos en sus redes sociales en la fiesta, con botellas y con shots de tequila. Me daban ganas de matarlo".